La Rioja Alta S.A. evitará 41 toneladas de CO2 con placas solares y térmicas

Imagen del parque de placas solares. :: l.r./
Imagen del parque de placas solares. :: l.r.

Este nuevo parque, instalado en Labastida, producirá 122.000 kilovatios por hora y reducirá el consumo de combustible en el 50%

J. L.

haro. La bodega La Rioja Alta, S.A. ha estrenado un parque de placas solares fotovoltaicas y térmicas en sus instalaciones elaboradoras ubicadas en la localidad alavesa de Labastida.

Según ha informado la bodega en un comunicado, esta iniciativa «contribuirá a mejorar la sostenibilidad, la conciencia social y la preservación del entorno».

De esta forma, mediante este nuevo sistema, el grupo bodeguero presidido por Guillermo de Aranzabal evitará la emisión anual de 41,57 toneladas de CO2.

Las placas fotovoltaicas, que ocupan una superficie de más de 1.200 metros cuadrados gracias a los 272 módulos instalados, son capaces de producir más de 122.000 kilovatios por hora.

Las térmicas, por su parte, generarán al menos 2.000 litros de agua caliente a 60 grados de temperatura al día. Esto, según la nota, «permitirá disminuir el consumo medio de combustible anual alrededor de un 50%».

Esta nueva instalación se une a otras medidas como, por ejemplo, la limitación de los tratamientos en las viñas gestionadas de forma integrada, la reutilización del agua o el uso de corchos y estuches con materiales gestionados de manera sostenible y la apuesta por energías limpias como la biomasa, la eólica y, desde ahora también, la solar.

La bodega de Haro ha anunciado recientemente su decisión de manejar experimentalmente 16 hectáreas de sus viñedos en propiedad en La Rioja Baja y Ribera del Duero siguiendo prácticas de viticultura ecológica.

Además, Lagar de Cervera en Rías Baixas se ha convertido en la primera compañía gallega en instalar un sistema de degradación de efluentes de fitosanitarios procedentes de los restos del lavado de los equipos y maquinarias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos