Los 28 puntos del nuevo tripartito de Haro

Los 28 puntos del nuevo tripartito de Haro
Óscar San Juan

Laura Rivado (PSOE), Leopoldo García (PR) y Arantxa Carrero (Podemos Equo) han presentado el acuerdo con el que el tripartito forma el Gobierno en la ciudad jarrera

Óscar San Juan
ÓSCAR SAN JUAN

Armonía, felicidad y buen entendimiento. Así se han manifestado Laura Rivado, en representación del PSOE, y actual alcaldesa de Haro, Leopoldo García, en representación del PR, y concejal de Cultura y Deporte del Ayuntamiento jarrero, y Arantxa Carrero, representante de Podemos Equo y concejal de Igualdad y Personal del Consistorio de Haro. En la mañana de este jueves presentaban de forma conjunta los 28 puntos del acuerdo que las tres formaciones políticas sellaron durante el pasado mes mayo para formar un nuevo tripartito en la ciudad de Haro. Laura Rivado quiso aclarar que el motivo por el que no se había hecho público hasta ahora este acuerdo, era por la necesidad de espera a la formación del Gobierno regional, puesto a que «hay muchos puntos dependientes de Comunidad Autónoma».

Promoción económica, empleo y urbanismo; Servicios y políticas transversales; Inversiones, mejoras y nuevos servicios; y Prioridades de trabajo junto con Comunidad Autónoma, son los cuatro grandes bloques en los que aparecen distribuidos la totalidad de puntos del acuerdo. Deuda 0, rebajar los impuestos, apoyar el tejido asociativo de la ciudad y las actividades de dinamización del comercio local, desarrollar un plan municipal o situar el turismo como eje prioritario y fundamental para el crecimiento económico de Haro, aparecen como principales puntos de unión en el apartado de economía y empleo. El desarrollo del primer plan de Igualdad, poner en marcha un plan de Juventud, que Haro sea una ciudad accesible, una mejor convivencia entre personas y animales, y apostar por el crecimiento de Haro dentro de un entorno sostenible y respetusos con el medio ambiente, son los términos alcanzados y aprobados por el nuevos gobierno en materia de Servicios.

Respecto a las inversiones, que éstas sean realistas, priorizar, frente a las grandes inversiones, el mantenimiento y mejora de todos los rincones de Haro como pueden ser el Casco Antiguo, cambiar la iluminación de la ciudad a LED, mejorar las zonas deportivas y la ludoteca municipal, continuar con la mejora de las zonas verdes y parque de Haro, seguir aumentando los aparcamientos, y potenciar el eje peatonal entre el Barrio de la Estación y el Casco Antiguo, son las líneas de actuación que Laura Rivado ha repasado en este área y que han sido respaldadas por sus socios de gobierno.

Por último, en el apartado relacionado con el trabajo conjunto con la Comunidad Autónoma, los puntos que aparecen en la lista y que fraguaron el actual pacto de gobierno, son solicitar la inminente construcción de un nuevo centro de día, la reforma de la antigua guardería y finalizar el polo educativo con la fusión de los dos institutos, solicitar el aumento de las especialidades en el Centro de Salud, poner a disposición de CCAA las infraestructuras necesarias para desarrollar viviendas sociales en Haro, y solicitar a la mayor brevedad posible que se convoquen las plazas para cubrir las vacantes de la Policía Local de Haro.

«Realista y progresista». Así define Rivado este acuerdo, a lo que añade que «la confianza mutua en las nueve personas que formamos este equipo de Gobierno es la base para la creación de esta coalición». La alcaldesa concluía diciendo que el objetivo de este Gobierno es «la búsqueda del bienestar de todos y en mejorar la calidad de vida dentro de nuestra ciudad».

La concejal de Podemos Equo, Arantxa Carrero, señalaba por su parte que, «queremos un gobierno progresista y una ciudad que avance, y en esto en seguida llegamos a un acuerdo. Lo que nosotros defendíamos es lo que se recoge en el acuerdo programático. Es un acuerdo lógico y sencillo que está comprometido para mejorar la vida de jarreros y jarreras». Leopoldo García, concejal perteneciente al Partido Riojano, indicaba que «el objetivo era conseguir un gobierno estable y siguiendo con la línea trabajada en la legislatura anterior. Había un cambio de socio, y era importante llegar a un acuerdo programático, pero también era importante el factor humano». En este sentido, García explicaba que «queríamos comprobar que con las nuevas personas incorporadas podía haber una buena relación para cimentar este planteamiento que hacemos a cuatro años. Una vez constatado que esto fue así, se pudo llegar a la firma».