«No hay manera de encontrar un alquiler por ser gitanos y de este barrio»

«No hay manera de encontrar un alquiler por ser gitanos y de este barrio»

El Ayuntamiento de Haro ofrece a las familias del número 2 de Linares Rivas pagarles el alquiler de una casa durante tres meses

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

El tiempo pasa, las inclemencias meteorológicas cada vez son más adversas y se acerca la orden judicial para el desalojo del edificio del número 2 de la calle Linares Rivas solicitada por el Ayuntamiento de Haro. En paralelo, el equipo de Gobierno trabaja en la cesión de las viviendas del Coso al Gobierno de La Rioja para que puedan ser rehabilitadas y, a través de Servicios Sociales y de una entidad del denominado 'tercer sector', ser destinadas a familias en riesgo de exclusión social, como son las de este caso.

«Las viviendas del Coso son de dominio público y hay que pasarlas a dominio patrimonial, y estamos en ese proceso para poder cederlas», explica el concejal de Obras, Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento de Haro, Javier Redondo, quien también se ha responsabilizado eventualmente del área de Bienestar Social durante el periodo de transición entre la marcha del titular, Manuel Gasalla, y la entrada de la nueva edil, Ángela Fernández.

En El Coso existen dieciséis viviendas divididas en dos bloques con 8 pisos cada uno, de los cuales sólo se van a ceder siete de un portal, el del número 22 de la calle Coso, porque el octavo se encuentra habitado. Son las antiguas casas de los maestros, ya en desuso. Javier Redondo se ha puesto en contacto con la Fundación Secretariado Gitano «para que nos apoye en un proceso de reintegración en la sociedad de las personas que están en una situación marginal, que puede durar hasta tres años, no vale con decir: 'Ahí tienes un techo'». Consciente de la complejidad del asunto, originado por una «situación de ruina de la cubierta» de la casa de Linares Rivas que, valorado por los arquitectos municipales, se decretó que resultaba inhabitable y era necesaria «la revisión de la totalidad del inmueble», estimando necesarias «obras de reforma que garanticen la seguridad y la salubridad de la edificación».

El Consistorio harense quiere realizar esas obras de forma subsidiaria, y para ello necesita el desalojo del edificio para trabajar en condiciones de seguridad. Actualmente viven en el edificio dieciséis personas, todas de etnia gitana, once de ellos menores de edad, y divididos en cinco viviendas. Para ellos, Javier Redondo, en nombre del Ayuntamiento, ofrece «que busquen pisos y les pagaríamos unos alquileres durante tres meses máximo», resignado a que para el día del desalojo no estarán aún disponibles los pisos de El Coso, que necesitan una reforma para ser habitados puesto que, al parecer, y por ejemplo, las cocinas son económicas, de leña.

María Gabarri, presidenta de la comunidad de vecinos del número 2 de Linares Rivas, ha explicado a Diario LA RIOJA que «no hay manera de encontrar un alquiler por ser gitanos y de este barrio». «El único que nos ayuda es Javier Redondo», advierte María, quien aclara que «no nos negamos a salir, pero que se den prisa, no entendemos por qué no nos dejan ya los pisos del Coso porque nos vemos en la calle y yo no quiero irme de 'okupa', esta casa es mía», expone María Gabarri.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos