«En literatura todo lo que soy se lo debo a mi abuela Carmen»

Ernesto Tubía en su domicilio junto a un tocadiscos  y vinilos de jazz, temas que los lectores encontrarán en  'Octubre'. :: M.M./
Ernesto Tubía en su domicilio junto a un tocadiscos y vinilos de jazz, temas que los lectores encontrarán en 'Octubre'. :: M.M.

Ernesto Tubía Escritor jarrero

Ó. SAN JUAN

Ernesto Tubía Landeras, técnico de laboratorio de profesión y escritor, presenta su novela 'Octubre' ante su gente, en su casa, en Haro, el próximo 10 de octubre

- ¿Cómo se encuentra estos días tan importantes para usted?

- Con incertidumbre. Es muy especial presentar una novela nueva ante tu gente, amigos, familiares, escritores locales. Esta obra me gusta mucho, creo que tiene cosas con las que nos podemos identificar todos en mayor o menor medida, pero serán los lectores los que tendrán que valorar.

El 10 de octubre presenta su última novela 'Octubre', y lo hace ante su gente y amigos... en Haro

- Su obra está publicada por Buscarini, ¿qué esperan de Octubre?

- Buscarini buscará obviamente que se venda. Yo también, pero sobre todo que guste. Queremos que esta apuesta salga bien, pero que la gente se entretenga leyendo, porque al final, aunque escribir es como un ejercicio de auto afirmación, de expiar tus propios fantasmas, escribes para un público, y esperas que la gente sienta y disfrute con tu novela.

- ¿Cuál fue su motivación para empezar a escribir?

- Cuando empecé a escribir un poco más en serio fue para salir de la monotonía y la rutina. Para mí, escribir es como una válvula de escape; tanto escribir como leer pero, sobre todo al escribir, que es cuando creas, es una manera de huir de lo anodino que todos tenemos.

- En este sentido, la escritura le ha cundido mucho. ¿Esperaba llegar hasta donde lo ha hecho?

- Si cuando empecé hace algo más de diez años me hubieran dicho que con 44 años que tengo en la actualidad, iba a tener más de doscientos premios literarios y siete libros publicados, no me lo hubiera creído. Me ha ido muchísimo mejor de lo que pensaba. Empecé a escribir porque me gustaba leer y vi que necesitaba escribir, y esto se convirtió en una necesidad.

- ¿Cómo apareció esa afición por la escritura?

- Todo comenzó en un rinconcito de Haro, en la plazoleta junto a la calle Víctor Pradera, que es donde se encontraba el quiosco de mi abuela. He pasado allí sentado con mi abuela Carmen, que es a quien va dedicado el libro, muchísimo tiempo. El germen de la escritura está allí, donde empecé a leer tebeos, cómics de Spiderman, del Motorista fantasma o el Guerrero del antifaz. Todo lo que soy literariamente hablando se lo debo a mi abuela Carmen.

- ¿Qué piensa cada vez que pasa por allí, un lugar que tenía tanta vida cuando era pequeño?

- A mí me duele Haro. Llevo 13 años fuera, pero me duele mucho pasar por ese lugar y ver cómo está. Toda mi infancia ha transcurrido allí. El niño que fui sigue correteando por esas calles, e incluso hay una reseña en el libro porque yo sigo sintiendo esa parte de Haro.

- ¿Cuál fue su primer premio?

- El primer certamen de cuentos y leyendas a San Felices de Bilibio. Y siempre tendré que estar agradecido porque fue el que me impulsó en el mundo de los premios literarios.

- ¿Qué novela le ha marcado cuando empezaba?

- Cuando era muy joven me impactó mucho 'It', que ahora está tan de moda; después en mi adolescencia, 'El perfume' y 'La sombra del viento'.

- ¿Cómo se plantea su futuro literario?

- No me lo planteo mucho, pero seguro que voy a seguir escribiendo.