Más horas de diversión para los niños

Algunos niños a la hora del almuerzo atendiendo a la coordinadora. :: M.p/
Algunos niños a la hora del almuerzo atendiendo a la coordinadora. :: M.p

La ludoteca amplía su horario estival para atender a los pequeños jarreros | Cada quincena del periodo estival acuden al centro, instalado junto a las piscinas cubiertas, 35 niños en horario de 8 a 15 horas

MARTA PALACÍNHARO.

La Ludoteca de Haro es un servicio dependiente del Ayuntamiento de la ciudad. Solicitando plaza en el mes de mayo y mediante el pago de una pequeña cuota de 45 euros por quincena, los niños pueden pasar un verano divertido en la ciudad jarrera.

Durante el tiempo estival atender a los pequeños todo el día es complicado y en la actualidad pocas familias pueden cuidar a sus hijos a tiempo completo. La ludoteca es una solución entretenida y divertida para los niños, además de recurrente para los padres. El éxito de este servicio el año pasado en la ciudad de Haro ha provocado que desde la alcaldía se amplíe el horario del centro y se mantenga durante todo el verano.

Junto a las instalaciones de las piscinas cubiertas de la ciudad se encuentra Nerea García, coordinadora de la ludoteca y sus dos compañeras. Disponen de tres salas en las que realizar actividades con los pequeños.

Todas las trabajadoras de este centro estudiaron un módulo en animación o cursaron un título que las acredita como monitoras. Tres trabajadoras para 35 niños que durante cuatro quincenas consecutivas conviven con ellos todas las mañanas.

Los mayores ayudan a los más pequeños

La entrada la pueden hacer a las 8, a las 9 o a las 10 horas. Los padres pueden ir a recoger a los más pequeños en el turno de las 14 o a las 15. Los niños y niñas que acuden a la ludoteca tienen edades de tres a once años. «Adaptamos las actividades según la edad de los niños, solemos fomentar la cooperación, que los mayores y los pequeños al final de la actividad se ayuden», explica Nerea García.

La programación de la ludoteca de verano se realiza meses atrás, cuando Nerea trabaja en la ludoteca de invierno situada en Conde de Haro. Durante ese tiempo las instalaciones se abren sólo por la tarde, de 17 a 20 horas, entre semana. Organizan las actividades con una temática por quincena.

La alta demanda este verano ha producido que muchos pequeños se hayan quedado sin plaza.