La historia del Suizo sigue viva

Los hermanos Javier y Juan Carlos Gómez Capellán posan en la entrada del emblemático Suizo. :: O.S.J.
/
Los hermanos Javier y Juan Carlos Gómez Capellán posan en la entrada del emblemático Suizo. :: O.S.J.

Los hermanos Javier y Juan Carlos Gómez Capellán devuelven a todos los jarreros la popular cafetería

ÓSCAR SAN JUAN

El pasado 17 de febrero se ponía punto final a la historia de un lugar emblemático que uno piensa que no puede desaparecer. El Café Bar Suizo cerraba después de mantenerse abierto casi 150 años. Siglo y medio en el que sus diferentes propietarios supieron mantener la seña de identidad de un local de referencia para la ciudad jarrera.

El próximo lunes 3 de diciembre este paréntesis de casi un año terminará y un renovado Suizo, adaptado a los nuevos tiempos, reabrirá sus puertas, pero respetando la esencia del lugar. Un reto, un compromiso y una responsabilidad, que los nuevos dueños del emblemático edificio, inaugurado en el siglo XIX por Mariano Salamanca, afrontan con ilusión.

Javier Gómez Capellán y Juan Carlos Gómez Capellán, hermanos y con 25 años de experiencia en el sector son los valientes que, haciendo una gran inversión, no sólo económica sino personal, harán posible que la gente de Haro vuelva a disfrutar de un espacio ligado a la historia de nuestra ciudad. Ellos afrontan este reto con un gran cariño y con el objetivo de devolver a Haro ese espacio de tertulia que caló en el corazón de los jarreros y evolucionó generación tras generación.

«Hemos dejado el Liceo para venir al Suizo. No lo hubiéramos hecho por ningún otro lugar» «Nuestro objetivo es hacer una hostelería renovada pero manteniendo la esencia del antiguo Suizo»

«Hemos dejado el Liceo para venir al Suizo. No lo hubiéramos hecho por ningún otro lugar». Así de tajante se muestra Javier, empapado de la historia de su nuevo proyecto. «No nos gustaba, como gente de Haro que somos, ver cerrado el Suizo, reseña y punto de encuentro de tantos jarreros», y añade que «poder regentar un local con 150 años de historia es algo que culmina con toda aspiración de cualquier persona que se dedique a esta profesión».

Los vecinos de Haro se encontrarán con el Suizo de siempre pero adaptado a los tiempos actuales. Los nuevos dueños recuerdan que «es necesario evolucionar en una actividad como la nuestra, pero hemos querido mantener la esencia del antiguo Suizo que todo el mundo podrá ver y disfrutar a partir del lunes».

Uno de los sueños de estos hermanos y que no pudieron afrontar en sus anteriores negocios, es llevar a cabo un restaurante. El Suizo les dará esa oportunidad y quién sabe si dentro de algún tiempo podrán abrir al público la parte baja del edifico, desconocida para muchos, pero con la fuerza de haber resistido el paso del tiempo.

En el local trabajarán 9 afortunados que tendrán el privilegio de regentar un edificio que llegó a ser referente de la época de esplendor de la ciudad. Como nos cuentan los propietarios «nuestro objetivo es hacer una hostelería renovada y para todo el mundo». «Tenemos contrato para 25 años, con el deseo de que una vez cumplido podamos renovarlo», manifiestan.

Los hermanos Gómez Capellán lo tienen claro: «Esperamos estar a la altura de un símbolo para Haro que merece seguir vivo. Nos ha tocado a nosotros darle esa vida».

 

Fotos

Vídeos