Haro y el Rosario de los Faroles, pendientes de la lluvia