La fiesta deja buenas sensaciones

Las terrazas ya se han desplegado por toda la plaza de la Paz. :: j.l./
Las terrazas ya se han desplegado por toda la plaza de la Paz. :: j.l.

Antes del balance oficial, comerciantes y hosteleros se muestran satisfechos tras los festejos

J. LÓPEZ

Aún con el aroma a vino de los romeros que bajaron el viernes de los Riscos de Bilibio, Haro comienza a hacer balance de estos días de fiestas patronales. Una prueba de fuego que da el pistoletazo de salida a la campaña estival de vacaciones.

Las fiestas de San Juan, San Felices y San Pedro siempre son esperadas, pero para el sector de hostelería y comercio un poco más tras el difícil invierno que han pasado debido, sobre todo, a las obras de la plaza de la Paz.

Susana Sanz, presidenta de la asociación de comerciantes de Haro (ACCIRA), asegura que «ha sido una gozada ver, por fin, la plaza terminada, tan despejada y con las terrazas desplegadas». «Es una pequeña recompensa tras las obras», añade Sanz.

Un clima veraniego, una buena ubicación en el calendario y la afluencia de extranjeros ha repercutido en los negocios del centro

La afluencia de turistas extranjeros también la han notado en los locales de hostelería de la plaza que, en general, tienen unas buenas sensaciones después de unas fiestas con buen tiempo y buena ubicación en el calendario.

Los bares y restaurantes más alejados de la renovada plaza de la Paz mantienen el buen balance, pero sin ser algo extraordinario: «Se han dado bien estas fiestas, aunque han sido parecidas a años anteriores», afirma un hostelero que insistía en que «lo bueno de este año es que tras las fiestas hay un fin de semana en el que se puede alargar el efecto».

A partir de ahora, la temporada alta se despliega hasta finales de octubre y los comerciantes y hosteleros tienen la oportunidad de recuperarse de un invierno difícil lleno de contratiempos y obras. Además, la oferta turística y hotelera se va a aumentar los próximos meses en la plaza de la Paz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos