San Felices recibe el año nuevo

La Cofradía y los jarreros visitan la ermita con la celebración del Paso de la Hoja

ÓSCAR SAN JUAN

Un año más se cumplió con la tradición y los romeros acudieron a la ermita de San Felices para celebrar el acto del Paso de la Hoja. A las 08.15 horas se reunían los romeros en la Basílica de la Virgen de la Vega con el propósito y la ilusión de conmemorar la primera subida oficial del 2019 a San Felices de Bilibio.

Algunos de ellos en sus vehículos pero la mayoría a pie, recorrieron los más de siete kilómetros que separan la Basílica de las campas, lugar de batalla cada 29 de junio donde jarreros y visitantes, en la festividad de San Pedro, honran con vino al santo. Es esta última la segunda subida a la ermita que, como recoge la Historia, se realiza de forma oficial a San Felices tras la vivida en el día de ayer y que se completa con la tercera, y última, el primer domingo de septiembre.

A las 09.30 horas los devotos tenían su cita con la Santa Misa celebrada en la ermita. En una mañana fría, como es costumbre en estas fechas pero sin llegar al extremo de ediciones pasadas, los romeros descendieron para llevar a cabo, el no tan solemne pero igualmente tradicional, almuerzo tras el cual de produjo un sorteo con premios consistentes en obsequios, un vino y una figura de San Felices, quien escribía así una hoja más en su libro de recuerdos. Con este acto, la Cofradía de San Felices y vecinos de Haro dan la bienvenida al año 2019.

Naiara Hernáez, priora de la Cofradía de San Felices, se mostraba «sorprendida y agradecida» por la afluencia de gente que se ha desplazado hasta la ermita y por sumar otro episodio a un relato comenzado hace más de cuatro décadas. «La jornada ha sido muy buena, no ha llovido ni ha hecho el frío de otros años, que han sido muy duros con el frío y la niebla; en esta ocasión hemos disfrutado de un buen día».

Lo que comenzaron un grupo de amigos en los años 60, subiendo el primer domingo del año para visitar a San Felices, ha logrado perdurar en el tiempo y consolidarse gracias al trabajo y la constancia de la cofradía.

Más