Faroles por devoción

Nocturno. Rosario de Faroles de Cristal./
Nocturno. Rosario de Faroles de Cristal.

El Rosario de Faroles de Cristal cierra los actos del día de la Virgen de la Vega

Ó. SAN JUAN DONÉZAR

El día de la Virgen de la Vega concluyó con otro de los momentos más solemnes y emocionantes de todas las fiestas. El Santuosísimo Rosario de Faroles de Cristal, cuyo centenario celebrado el año pasado, aún colea en recuerdo jarrero, culminaba los actos donde la patrona de la ciudad de Haro fue honrada por todos sus habitantes.

La procesión, declarada Fiesta de Interés Turístico Regional, volvió a congregar a buena parte de la población. Tras recorrer algunas de las calles más importantes de la ciudad, la comitiva llegó hasta la Plaza de la Paz, donde se dio paso en respetuoso silencio al canto del himno a Nuestra Señora Virgen de la Vega. Tras este instante culminante de la procesión, el Rosario de Faroles regresó a la Basílica de la Vega. El multitudinario besamanos, donde los jarreros pasaron por delante de la imagen para ofrecer respeto, y que recibieron el tradicional racimo de espigas del milagro, daba por concluida la celebración.

A última hora de la noche, los jarreros pudieron disfrutar de una colección piromusical de fuegos artificiales, que inundaron de color el cielo de Haro.

Hoy, la ciudad riojalteña celebra el último día de los festejos. La Tradicional Jira Campestre a Fuente del Moro, y el posterior regreso en pasacalles al son de las charangas, y aderezado con las habituales antorchas, pondrán el punto final a las fiestas jarreras. Por la noche, los toros de fuego y el entierro de la cuba, organizado por las peñas Cachondeo, Los Veteranos, Iturri, y El Sarmiento, y que partiendo del Teatro Bretón de los Herreros, recorrerá las calles de la Vega, Plaza de la Paz, calles de la Herradura, y finalizará en la Plaza de la Iglesia, cerrarán definitivamente las fiestas de Haro en honor a Nuestra Señora de la Vega.