Descubriendo el casco antiguo

Grupo organizado que programó el recorrido por el Casco Antiguo de Haro. :: O. T./
Grupo organizado que programó el recorrido por el Casco Antiguo de Haro. :: O. T.

El Ayuntamiento de Haro ofrece visitas guiadas todos los días en dos pases diferentes

M. PALACÍN / E. B.

Desde el Palacio de Bendaña, situado en la plaza de la Paz, salen todos los días visitas guiadas por el casco antiguo de Haro. El Ayuntamiento ofrece esta forma peculiar de descubrir la ciudad en diferentes pases. El primero, a las 12 horas y el siguiente, a las 18, adaptándose así al horario de verano. El precio por persona es de 6 euros y, durante los 90 minutos que dura el recorrido, los turistas (o los vecinos que decidan descubrir más a fondo la localidad) visitarán el casco antiguo de Haro, declarado Bien de Interés Cultural en 1975.

Itziar Solabarriesta, coordinadora de la Oficina de Turismo, asegura que esta actividad «es una de las más solicitadas». «La gente comenta que es un experiencia que les hace descubrir Haro de forma diferente», explica.

El recorrido comienza en la plaza de la Paz, donde se encuentra la oficina de turismo. Lo primero que se visita es la propia plaza y el Palacio de Bendaña. Se continúa por la Herradura, subiendo hasta la iglesia de Santo Tomás, en la que les esperan los voluntarios. Ellos serán los encargados de explicar a los visitantes las riquezas que guarda la parroquia. A continuación, se vuelve a bajar a la plaza para situarse frente al Museo del Torreón «donde se les explica la rehabilitación que se le ha realizado al museo y se les invita a entrar y visitarlo, ya que la entrada es gratuita», comenta Solabarriesta.

Después, se baja hacia la calle Virgen de la Vega para que los turistas visiten el Palacio de las Bezaras, el antiguo convento de San Agustín, que hoy en día es el teatro Bretón, y el Hotel Los Agustinos para terminar en el edificio del Banco de España.

Por último, pasearán hasta la Basílica de la Virgen de la Vega, a la que accederán para recibir la explicación pertinente.

Solabarriesta puntualiza: «Durante el camino, cuando no se explica la historia de un palacio o de un edificio oficial, el visitante puede conocer la relación de Haro con el mundo del vino, de las bodegas y disfrutar de la historia de Haro».

Las visitas guiadas son una oportunidad de oro para descubrir los monumentos y la historia que aguardan en la ciudad jarrera, ya que la mayoría de los palacios de la misma se encuentran cerrados al público.

La oficina de turismo recomienda reservar con cita previa la visita guiada. Para aquellos grupos grandes ya organizados existe la posibilidad de poder realizarla en un horario diferente, contactando previamente con la oficina.