El consumidor de Haro eleva su queja

OMIC en Haro. /Ayto. Haro
OMIC en Haro. / Ayto. Haro

La OMIC registró 655 reclamaciones en el 2018, con las telecomunicaciones como principal preocupación

ÓSCAR SAN JUAN

La Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) se creó hace 24 años, y desde su nacimiento nunca había tenido un registro de actividad tan elevado.

En el año 2018, la entidad registró el 8% más de reclamaciones y denuncias. En total fueron 655, con las telecomunicaciones como principal preocupación del consumidor jarrero, al suponer el 41% del total de las mismas. Le siguen los seguros, bancos, gas y electricidad, con el 30%; vivienda e hipotecas, el 28%; y alimentación, comercio y otros, el 1%.

La realidad es que año tras año el consumidor acude más a esta herramienta. En el caso de las reclamaciones, el usuario debe llevar a cabo tres tareas: en primer lugar, el registro de la reclamación (recepción, registro y acuse de recibo); en segundo lugar, la fundamentación y motivación legal de la reclamación o denuncia; y en tercer lugar, el intento de solución del problema (mediación y conciliación) y su remisión al órgano correspondiente.

2.405 consultas

En cuanto al número de consultas, se han mantenido constantes en el pasado año, con 2.405. De este total, 941 han sido emitidas vía mail. Según se indica en el informe, se realizan unas 21 gestiones diarias, ya sea vía presencial o telemática. La persona que realiza la consulta ha de ser un consumidor ya que los recursos de la Oficina están destinados a su atención, y no a la de empresarios o consumidores no profesionales. En total, desde este servicio se han llevado a cabo 3.060 actuaciones durante el 2018.

Cada año, el Ayuntamiento de Haro recibe una subvención del Gobierno de La Rioja de 14.000 euros aproximadamente para cubrir las necesidades de este servicio (gastos de personal, mantenimiento y funcionamiento), que se suma a la aportación del propio Consistorio jarrero. Ángela Fernández, edil que se encarga de las delegaciones de asociaciones, consumo, y promoción del deporte y deporte escolar valora «muy positivamente la labor que se ofrece desde este servicio municipal, que tanta ayuda presta a todos los ciudadanos que tienen un problema de este tipo».

Otra de las funciones de la OMIC de Haro es su colaboración con el Sistema Arbitral de Consumo de La Rioja y también con la Inspección y Red de Alerta riojana en materia de consumo.