La cerradura de la ermita de San Felices aparece destrozada

Ó. SAN JUAN

El paraje de San Felices amanecía durante la mañana de ayer con la huella dejada por el vandalismo. Concretamente, los desperfectos afectaron a las cerraduras de la puerta de la ermita, que fueron encontradas destrozadas por varias personas que se hallaban por la zona.

La Cofradía de San Felices denunciaba estos hechos a través de un comunicado, anunciando que serán ellos los que asuman «este gasto extraordinario debido a la mala cabeza de algunos». De momento, han dado parte del suceso, aunque al tratarse de un espacio público, no se ha denunciado.