Calzados Prieto deja huella en Haro

Vista nocturna de la fachada del comercio Calzados Prieto, cuya portada, realizada por el arquitecto logroñés Quintín Bello, data del año 1907. :Donézar/
Vista nocturna de la fachada del comercio Calzados Prieto, cuya portada, realizada por el arquitecto logroñés Quintín Bello, data del año 1907. :Donézar

La ciudad jarrera dice adiós a una zapatería que ha calzado a varias generaciones del norte de España

Óscar San Juan
ÓSCAR SAN JUAN

Existen lugares que, por su carisma, su perduración en el tiempo y su marca de calidad, se convierten en auténticos iconos de las poblaciones donde se encuentran.

Uno de ellos, ubicado en pleno corazón jarrero y que ha apostado por la excelencia durante más de cien años, cerrará sus puertas, presumiblemente, a finales del próximo mes de mayo. Calzados Prieto, buque insignia de este gremio en la ciudad de Haro y su comarca, y que ha calzado a varias generaciones de jarreros y visitantes durante más de un siglo, dice adiós, y lo hace con la satisfacción de haber mantenido unos principios instaurados por sus creadores.

El origen de la emblemática zapatería hay que situarlo en la plaza de la Paz. Sería entre los años 1910 y 1912 cuando se trasladó a la ubicación actual, sustituyendo curiosamente a otra zapatería, La Navarra, propiedad del fundador de Bodegas Rioja Santiago, Francisco Santiago.

Cuando se unieron los caminos de Prieto y la portada modernista no corrían buenos tiempos, ni en España, ni en Haro. Alfonso XIII reinaba en un momento de crisis política y La Rioja Alta se hundía ante los efectos de la filoxera. Surgían los cafés, salones o teatros y, junto a ellos, una zapatería que con el tiempo se convertiría en parte del alma de la ciudad.

La calidad como seña de identidad, instaurada a principios del siglo XX por Cecilio Prieto, supieron mantenerla Emilia, Victoriano y Juana, sus hijos, y desde 1973 su sobrino Félix, quien vendía la tienda en 1996 a su actual propietaria, Mari Vega Palacín. «Nuestro objetivo era continuar con un negocio basado en el buen trato al cliente y en la calidad del producto», destaca Vega. Lejos de caer en el autoconformismo, Prieto ha sabido huir del gusto por lo estético y mantener el confort y la comodidad. «Todo ello nos ha ayudado no sólo a calzar a los riojanos, sino que varias generaciones llegadas desde el País Vasco, por ejemplo, también han comprado en Prieto», afirma la dueña.

Pero, ¿qué significa Calzados Prieto para Haro? Cada vez que un comercio cierra en Haro, su corazón de debilita. Con el cierre de Prieto, el ya mermado corazón jarrero recibirá un duro golpe, porque durante las últimas décadas son muchos los comercios que han tenido que apagar su luz. Este faro, el que iluminaba parte del centro histórico de Haro, se desvanecerá. Sus clientes, tratados por la casa de forma personal y exquisita, verán con tristeza cómo un lugar con aura se va y, aunque la maravillosa portada seguirá luciendo en el número 5 de la calle La Vega, un pedacito de alma también se irá.

Más