Batalla ardiente en Bilibio

El Hogar Madre de Dios celebró ayer su particular batalla del vino Infantil. A la derecha, cata comentada y los juegos para los más pequeños/Ó.S.J.
El Hogar Madre de Dios celebró ayer su particular batalla del vino Infantil. A la derecha, cata comentada y los juegos para los más pequeños / Ó.S.J.

Miles de romeros acuden hoy a los riscos para celebrar la tradicional contienda

Óscar San Juan
ÓSCAR SAN JUAN

San Pedro, o lo que es lo mismo, la Batalla del Vino de Haro. Hoy se celebra el día que todos los jarreros y jarreras esperan durante todo el año. La Tradicional ya está aquí, y lo hace en medio de una alerta roja por el fuerte calor . Las altas temperaturas previstas en los Riscos de Bilibio, harán que todos los romeros busquen el vino con más vehemencia que cualquier otro año. Aunque sin duda, la prueba de fuego llegará con las típicas vueltas, donde el mercurio superará los 35 grados.

Hasta aquí las malas noticias. Las buenas, como siempre, el vino. Litros y litros que bañarán a miles de participantes, jarreros, riojanos, nacionales e internacionales, porque la Batalla del Vino es de todos.

Por otra parte, ayer se desarrollaban en la ciudad jarrera distintas actividades con motivo de las fiestas de San Juan, San Felices y San Pedro. El Hogar Madre de Dios celebraba su fin de fiestas con su particular batalla del vino. El confeti morado inundada la residencia de alegría, mientras que los jarreros mayores e infantiles lanzaban el chupinazo que ponía punto y final a su festividad.

La plaza de la Paz acogía una cata comentada a cargo de Miguel Martínez Garoña, con la organización de la Asociación de Bodegas de Haro.

Tras una nueva jornada donde los toros de cartón piedra y los gigantes y cabezudos hacían las delicias de los jarreros más pequeños, la actividad se trasladó hasta los frontones de El Mazo.

El concurso de tortilla de patatas, ganado por Marcos Pérez, ofreció un suculento almuerzo a los presentes. Igual de suculento fue el parque infantil acuático ubicado anexo a los frontones, que conseguía reunir a un gran número de niños y niñas.

La noche dio paso a otro de los platos fuertes de las fiestas. La plaza de la Paz fue escenario donde se celebró el esperado concierto ofrecido por el grupo La Pegatina.