El Ayuntamiento acudirá al Juzgado para desalojar el 2 de Linares Rivas

El Ayuntamiento acudirá al Juzgado para desalojar el 2 de Linares Rivas

Los habitantes del edificio reclaman un mes más de plazo «para ahorrar y poder pagar un alquiler»

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Finalizado el plazo dictado por el Ayuntamiento de Haro para el desalojo del edificio situado en el número 2 de la calle Linares Rivas, buena parte de sus habitantes continúan en sus casas. El pasado mes de julio el arquitecto municipal valoró «la situación de ruina de la cubierta al presentar esta un agotamiento generalizado de sus elementos estructurales, lo que hace que no sea compatible la ocupación» e instó a «la revisión de estado de la totalidad del inmueble», estimando necesarias «obras de reforma que garanticen la seguridad y la salubridad de la edificación».

El Consistorio harense notificó en agosto la necesidad del desalojo para acometer las obras de rehabilitación a través del BOE, ante lo que una de las veintisiete residentes (divididos en siete familias, con doce menores en total), tanto en propiedad como en alquiler, presentó un recurso alegando «exclusión social, tanto por la carencia de medios económicos como por pertenecer al colectivo gitano», lo que hacía «absolutamente imposible dar cumplimiento voluntario al encargo de un proyecto y ejecución de las obras» ni «cumplir con la orden de desalojo del inmueble si los órganos de protección social no ofrecen un alojamiento y una alternativa temporal de vivienda».

No obstante, el Ayuntamiento de Haro está decidido a actuar «por razones de seguridad, cumpliendo con las obligaciones legales», según acordó la junta de gobierno celebrada el pasado 5 de octubre, eso sí, admitiendo el recurso de reposición. El concejal de Obras, Urbanismo y Vivienda del Consistorio harense, Javier Redondo, ha aclarado a Diario LA RIOJA que «estamos en contacto diario con las familias, poniéndoles en contacto con la unidad de Servicios Sociales para trabajar con las familias y valorar su situación».

El pasado jueves, tanto el arquitecto municipal como la Policía Local de Haro acudieron al edificio, una vez cumplido el plazo administrativo marcado para el desalojo y pudieron comprobar que este continuaba habitado, aunque en menor medida. Según ha podido saber este periódico, de los veintisiete residentes ya sólo permanecen veintiuno, puesto que dos familias ya han abandonado su vivienda ante la orden de desalojo. Ahora, al Ayuntamiento le queda la vía judicial. «Estamos obligados a acudir al Juzgado para obtener una orden judicial de desalojo», advierte Javier Redondo.

Según avalan los informes técnicos, la vivienda no se puede habitar en condiciones de seguridad por el estado que presenta la cubierta. Paralelamente, el equipo de Gobierno de Haro trabaja con el Gobierno de La Rioja para redactar y firmar un convenio mediante el cual traspasar la propiedad de las viviendas municipales de El Coso, donde hay siete no habitadas y a donde se podrían trasladar estas familias desalojadas. «Primero debemos entregarlas, que se acometan las reformas necesarias y, después, que alguna asociación del tercer sector pueda gestionar su ocupación mediante un alquiler social», detalla Redondo.

Sin embargo, los aún residentes en el número 2 de Linares Rivas solicitan más tiempo. «Hemos pedido un mes más de plazo porque ahora estamos vendimiando, así podemos ahorrar algo de dinero para poder pagar un alquiler», advierte Susana Jiménez, vecina del edificio.

 

Fotos

Vídeos