La apertura de la escuela municipal de música se demora al 12 de noviembre

Redondo culpa a una funcionaria del retraso en la contratación y afirma que se ha tenido que recurrir a un abogado externo para adjudicar el servicio

D. M. A.

haro. El Ayuntamiento de Haro ha pedido disculpas a la ciudadanía, «y especialmente a los usuarios de la escuela municipal de música», por el retraso en el inicio del nuevo curso con respecto a los años anteriores. El concejal responsable de la Unidad de Música del Consistorio harense, Javier Redondo, ha señalado el lunes 12 de noviembre como día en el que comenzará el nuevo curso y también ha querido aclarar a qué se ha debido el retraso mediante un comunicado.

«El motivo se debe a la demora en la contratación del servicio, causado por la negación de la funcionaria designada a participar en el 'comité de expertos', órgano indispensable para la contratación del servicio», advierte Javier Redondo, y «esa negativa», que el Ayuntamiento de Haro ha interpretado «como inequívocamente errónea, y más personal que profesional, forzó al órgano de contratación a hacer una nueva designación» en el citado 'comité de expertos', provocando que «el proceso de contratación se retrasara enormemente».

El Consistorio harense se vio obligado a recurrir a «un profesional experto, externalizando la función e incurriendo en gastos extra no previstos» al contratar a un abogado externo que se uniera al comité formado por el director de la Banda Municipal de Música y un profesor del conservatorio de Haro. En declaraciones a Diario LA RIOJA, Javier Redondo aclara que la funcionaria en cuestión alegó «no estar capacitada para la labor que se le asignó porque está molesta con el Ayuntamiento por una reclamación personal que no se le ha concedido y por eso se niega a realizar ciertas labores».

Para añadir más dificultades a la adjudicación, expone Redondo, «la empresa adjudicataria ha agotado hasta el límite las fechas en las que debía traer cierta documentación exigida, relativa a garantías económicas, por lo que no se pudo acelerar el proceso en modo alguno». El resultado es un retraso en la concesión del contrato y el consiguiente aplazamiento del inicio del curso, previsto para el presente mes.

Asier Doval Sanmartín es el adjudicatario y también el único presentado al concurso para desarrollar las actividades en la escuela municipal de música de Haro. «Actualmente, el expediente está agotando los plazos exigidos por la ley hasta que la empresa pueda firmar el contrato con el Ayuntamiento», explica el edil de la Unidad de Música.