Grañón inauguró otra edición de su árbol de botellas de vino

El árbol de botellas de Grañón luce ya en su plaza. :: albo/
El árbol de botellas de Grañón luce ya en su plaza. :: albo

Nacimiento viviente, misa, villancicos... Así arrancó la navidad en la localidad

Javier Albo
JAVIER ALBOSanto Domingo

Grañón inauguró ayer su Navidad... como Dios manda. Lo hizo con una representación viviente del Nacimiento, tras la misa y entre villancicos interpretados por la coral Santa María la Mayor, de Belorado, que imprimieron a las calles el ambiente navideño tradicional.

Esta, como viene ocurriendo desde hace seis años, comenzó su singladura en la localidad en torno al árbol que ha hecho de ella una referencia dentro de las singularidades navideñas: el de las, aproximadamente, 1.600 botellas de vino; el mismo que sobrevivió a la ciclogénesis del año 2013 sin despeinarse ni cascos rotos que lamentar, que se levanta 14 metros sobre la plaza.

El alcalde, José Ignacio Castro, y Ernesto Díaz, dueño del albergue de peregrinos 'La Casa de las Sonrisas', prologaron el encendido del mismo con un saludo a los presentes jalonado de agradecimientos, con uno muy especial a la Asociación de Mujeres de Grañón por el caldo y las patatas asadas que habían preparado, y también de recuerdos, uno de los cuales fue para el sacerdote Jesús García, fallecido en mayo. Después, la cuenta atrás, coreada por cientos de personas, decían que más que otros años.