Mucha fuga y pocas nueces

Mucha fuga y pocas nueces

Ningún usuario de Aqualar ha pedido la devolución del abono al complejo deportivo, a pesar del encendido debate político para propiciar esta opción

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

El último pleno del Ayuntamiento de Lardero celebrado el pasado 31 de julio tuvo al complejo municipal Aqualar como principal protagonista de la confrontación entre el equipo de Gobierno y la oposición.

Unidas Podemos presentó una moción pidiendo que se devolviera parte del abono ya que no se podía usar una de las piscinas y el PSOE expuso otra reclamando «un nuevo enfoque» a las instalaciones por estar, a su juicio, «totalmente desaprovechadas».

Sucede que las obras de reparación y adecuación de una de las piscinas, en la que se habían detectado fugas de agua, adjudicadas por el Consistorio en enero por 229.777,21 euros a Elguea Construcciones con un plazo de ejecución de tres meses, superado el ecuador de la temporada estival, siguen sin ser entregadas. Ahora se encuentran «en trámites administrativos», informaba ayer el alcalde de Lardero, Manuel Vallejo.

Una de las piscinas no se puede utilizar al no haber concluido la reparación después de siete meses

Alternativa

El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Lardero informó en el pleno de que se había ofrecido la posibilidad de devolver el abono del Aqualar a los usuarios que lo solicitaran antes de transcurridas 72 horas desde el pago. A pesar de la polémica política, lo cierto es que apenas tres personas preguntaron sobre la posible devolución del importe del abono y nadie, en realidad, lo ha reclamado finalmente. El retraso en la finalización de las obras provocó que el pasado 11 de junio se abriera el Aqualar con una de sus piscinas, la dedicada a la natación, cerrada, por lo que no se podrían realizar algunos cursos.