Fuenmayor vuelve a presumir de retablo

Figuras del retablo una vez restauradas y antes de ser reinstaladas. Las tallas, del siglo XVII, son obra de Juan de Bazcardo. En el recuadro, José Miguel Gil, párroco. / PULGAR
Figuras del retablo una vez restauradas y antes de ser reinstaladas. Las tallas, del siglo XVII, son obra de Juan de Bazcardo. En el recuadro, José Miguel Gil, párroco. / PULGAR

Las imágenes y columnas lucen de nuevo en la iglesia parroquial, tras la restauración del Taller Diocesano

JUAN CARLOS PULGAR

Después de que hace poco más de un año el retablo de la iglesia parroquial de Fuenmayor se fuera de excursión a Santo Domingo para su limpieza y restauración, las impresionantes figuras y las columnas doradas vuelven a ocupar su lugar con el brillo y la prestancia con que fueron creadas hace casi cuatro siglos.

Después de haber pasado este año en el Taller Diocesano de restauración de Santo Domingo, el retablo y las imágenes volvieron a la iglesia hace unos días y pudieron ser vistas de cerca por los vecinos mientras esperaban en el suelo de la iglesia a que se montara el retablo y fueran de nuevo instaladas en su emplazamiento original.

Se pudo observar así el buen trabajo realizado, recuperando y respetando en la medida de lo posible los pigmentos dorados y estofados originales e incluso dejando ver el paso del tiempo transcurrido, ya que no se han rellenado los agujeros de carcoma, aunque por supuesto todo el conjunto ha sido sometido a un moderno tratamiento de conservación.

José Miguel Gil, párroco de Fuenmayor, no podía ocultar una sonrisa mientras contemplaba el retablo ya terminado y decía que «después de un año, incluido el desmontaje y montaje, total hay que destacar el trabajo del Taller Diocesano de Restauración, que, además de una fabulosa profesionalidad ha mostrado un primoroso cariño en su trabajo». «La parroquia -añadía- siempre estará agradecida por su labor, así como a la ayuda prestada por el Gobierno de La Rioja»

En este sentido hay que recordar que la restauración ha costado 94.053,30 euros, que se financian mediante un convenio con la Consejería de Desarrollo Económico e Innovación, que aporta el 82% del total (75.500 euros), debiéndose hacer cargo la parroquia de Fuenmayor del 18% restante (18.553,30 euros), por lo que el párroco recordaba que todos aquellos que deseen hacer donativos para terminar de financiar el proyecto podrán luego desgravarlos en la declaración del IRPF.

Este retablo, «considerado uno de los pilares fundamentales del clasicismo riojano», según José Manuel Ramírez Martínez, fue realizado por Juan de Valderrain Irazu y su yerno Juan de Arizmendi entre 1632 y 1636, y pintado y dorado por Lázaro de Urquiaga.

Las tallas escultóricas son obra de Juan de Bazcardo, uno de los artistas más importantes del siglo XVII no sólo de esta comarca, sino de toda la península, considerado el precursor de la estética barroca en la zona, en la que trabajó dejando su huella en las catedrales de Calahorra y Tudela, en La Redonda, en Santa María la Real de Nájera, Laguardia, Fuenmayor, Cenicero, Lapuebla, Murillo, Tricio, Oyón o Viana, ente otros.

Retablo de madera de nogal

El retablo está realizado enteramente en madera de nogal y tiene una altura de 14,50 metros (sin contar el sotabanco de piedra, que también ha sido remozado) y una anchura de unos 9 metros. Está compuesto de zócalo, tres cuerpos y ático divididos en cinco calles con columnas jónicas, corintias y compuestas entorchadas, y frontones redondos y triangulares, clasicista, con relicario coetáneo de tres cuerpos en templete es de estilo clasicista y cuenta con relieves de los evangelistas, San Emeterio y Celedonio, escenas de la Pasión y de la vida de la Virgen, con la gran imagen de la Virgen titular en el centro.

Los restauradores han destacado la potencia de su hechura y la brillantez de los estofados y sus colores, que ahora podemos volver a ver en todo su esplendor, así como la decoración de entrepaños, frontales y columnas y la grandiosidad de la arquitectura retablista.

Ahora sólo queda esperar a que se pueda realizar alguna ceremonia de inauguración digna del trabajo realizado y de la joya que ya se puede disfrutar con su belleza original.

 

Fotos

Vídeos