La finca Ribavellosa da la bienvenida a la primavera con el primer paseo guiado

El grupo que acudió al primer paseo guiado por Ribavellosa posa antes de iniciar la ruta. :: D.M.A./
El grupo que acudió al primer paseo guiado por Ribavellosa posa antes de iniciar la ruta. :: D.M.A.

El recinto abre hasta el 15 de diciembre, de lunes a domingo, y programará rutas temáticas

DIEGO MARÍN A.

La finca Ribavellosa de Almarza de Cameros ha reabierto sus puertas este pasado fin de semana con la llegada de la primavera. Hasta el 15 de diciembre el recinto abre de lunes a domingo de 9 a 16.30 horas, aunque el horario en días festivos y fines de semana es de 10 a 18 horas y, a partir de abril, se amplía el cierre hasta las 20.

La finca, perteneciente al Organismo Autónomo de Parques Nacionales del Ministerio para la Transición Ecológica, ocupa una extensión de 200 hectáreas, la mayoría de bosque a más de mil metros de altitud, con 12 kilómetros de senderos aptos para el paseo y ocho rutas circulares perfectamente señalizadas. Las visitas guiadas serán temáticas, por estaciones, probablemente semanales.

Qué
finca Ribavellosa.
Dónde
Almarza de Cameros.
Cuándo
abierto hasta el 15 de diciembre de lunes a domingo de 9 a 16.30, con horario de 10 a 18 horas los días festivos y hasta las 20 horas a partir de abril.
Contacto
649 988 682.

Desde el centro de visitantes se organizan regularmente rutas guiadas y ayer domingo se realizó la primera, dirigida a familias con niños, en la que participaron cerca de una treintena de personas. Miguel Lara, educador ambiental que guió la ruta, explicó por qué cantan los pájaros, cuáles son las primeras flores y señaló las huellas de los animales del entorno, además de organizar juegos para los niños. «Podemos ver rastros de garduña, zorro, corzo, ciervo y jabalí, así como oír a carboneros, petirrojos y carpinteros y ver azores y buitres», enumeró Lara.

«La gran insignia es la diversidad, los bosques de encina, roble, hayas, pinos y mixtos, todos los que existen en La Rioja»

«Las aves cantan para alertar de un peligro, marcar territorio o 'ligar'», añadió Lara, y, en cuanto a flora, subrayó: «La gran insignia es la diversidad, los bosques de encina, roble, hayas, pinos y mixtos, todos los que existen en La Rioja».