Unas fiestas en familia en Ezcaray

Junto a la iglesia parroquial, momentos antes del inicio de la Novena y la ofrenda floral. :: albo/
Junto a la iglesia parroquial, momentos antes del inicio de la Novena y la ofrenda floral. :: albo

El disparo del cohete abrió ayer el programa en honor a Nuestra Señora de Allende y Gracias

J. ALBO

A Désiré Kizungu, nuevo párroco de Ezcaray, se le acumula la labor, nada más empezar. Ayer, pregonó y encendió la mecha del cohete que abrió las fiestas de Nuestra Señora de Allende y Gracias, y, tras dirigir unas palabras a quienes en la plaza de la Constitución quisieron testificar el arranque festivo, se marchó pitando para preparar la misa y ofrenda floral a la patrona de la villa.

El sacerdote agradeció a la cofradía el honor concedido y, al Ayuntamiento, su trabajo en pro de la localidad. De este último dijo que "vuestra colaboración armoniosa, con la cofradía y las demás instituciones del pueblo, es garantía de éxito, de progreso y de buena convivencia entre todos los hijos que habitan esta bendita y maravillosa tierra, bañada por el inconfundible río Oja". También se congratuló por el inicio de las fiestas. "Quedamos bajo la atenta mirada del bellísimo tesoro de esta villa, la Virgen de Allende, y ponemos en su regazo todos nuestros anhelos", dijo el párroco.

Unos minutos después, las autoridades, cofrades, vecinos, banda municipal de música, grupo de danzas y la comparsa de gigantes enfilaron el camino hacia la iglesia, donde numerosos vecinos, asociaciones y colectivos acudieron con sus ramos de flores para la Virgen. Después, los gigantes y cabezudos devolvieron a las calles emoción y velocidad y, junto,a la iglesia, el humo delató otra tradición: la hoguera y el reparto de 'la sardinilla', para el que se habían preparado unos 1.500 pinchos, entre otros actos.

Hoy, la fiesta sigue con misa a las 12 horas, cantada por la coral Víctor Monge Bengoa; un concierto de la banda municipal de música, a las 13.30 horas; las dos citadas agrupaciones musicales se unirán a las 17.30 horas en torno a la tradicional Jota a la Virgen, seguida de la procesión hasta la ermita. Dos sesiones con la orquesta Nuevo Talismán, a las 20.30 y 24 horas, completarán el programa. Mañana martes, más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos