Una familia unida por los dorsales

Una familia unida por los dorsales

La enfermera de Haro Mercedes Vidal corre maratones con su marido y su hija

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Mercedes Vidal Ramírez es enfermera del Centro de Salud de Haro y, siempre que puede, viaja para hacer turismo y deporte junto a su familia. Sin ir más lejos, el pasado domingo 10 de marzo participó en el denominado Semi Maratón de París, un medio maratón que completó en 2.13.47 horas. Y lo hizo con su marido, Toño Ruiz (1.45.56 horas), y su hija, Isabel (2.19.55 horas), los dos pertenecientes al Club Triatlón Rioja. Los tres residen en Logroño, aunque son entrenados por el veterano atleta harense Aitor Bordel, al igual que a Jesús Sáez Martínez, corredor de la Agrupación Deportiva Haro que recientemente lograba completar los seis World Marathon Majors en Tokio.

«Primero empezó mi marido, que ha completado ya dos medios 'ironman', después yo empecé a correr y, finalmente, se unió nuestra hija», recuerda Mercedes, de 55 años. Juntos han completado ya tres 'majors', el primero el de Tokio en el 2016 y, sucesivamente, el de Chicago en el 2017 y el de New York en el 2018. Este año ya están inscritos en el de Londres y en el 2020 pretenden hacer el de Boston. Al margen, han completado otros muchos maratones (diez en total), medios maratones y carreras de ultrafondo. «Es lo que nos atrae, siempre buscamos que haya paisaje y poder hacer algo de turismo. Por ejemplo, cuando hicimos el maratón de Chicago, después alargamos la estancia allí y fuimos a conocer el Cañón del Colorado», relata Mercedes.

Además, ocasionalmente también les acompaña su hermana Pilar. Viajan y corren juntos siempre que pueden, y es que depende también del tiempo y del dinero. «Si no hemos estado nunca en el lugar, aprovechamos para hacer algo de turismo. En París, por ejemplo, ya habíamos estado antes varias veces pero nunca corriendo», explica Mercedes. Además, el medio maratón parisino les sirve de preparación para el maratón de Londres, que se celebra el 28 de abril: «Siempre nos gusta hacer una o dos medias antes de una prueba grande, aunque fue una paliza el viaje», confiesa Mercedes.

«Correr es como una terapia, una evasión»

El ejercicio físico es saludable pero, además, para Mercedes Vidal «correr es como una terapia, una evasión, es mi muleta, libero endorfinas, y también es una satisfacción y una motivación». Y es que un problema familiar ha hecho que este matrimonio y su hija se hayan unido más que nunca para viajar, conocer mundo y correr allí por donde van. El horario laboral de Mercedes, con guardias, cursos de formación, etc, no es fácil de compaginar con los entrenamientos, pero trata siempre de buscar un hueco para ejercitarse porque, considera, «el deporte ocupa ya una parte importante de mi vida». Eso sí, la familia Ruiz Vidal se mantiene unida hasta la salida: «Cada uno va a su ritmo en cada carrera, vamos solos, no nos esperamos y tampoco hay estrés por eso», explica Mercedes.