El alcalde de Lardero no repetirá por sus «discrepancias» con la dirección del PP

Elguea, en su despacho en el Ayuntamiento de Lardero. /Antonio Díaz Uriel
Elguea, en su despacho en el Ayuntamiento de Lardero. / Antonio Díaz Uriel

Elguea: «Salgo con la cara alta y sin tener que bajar la mirada ante nadie»

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGO

Era un secreto a voces y ayer Juan Antonio Elguea (PP) decidió hablar. «Tengo fuerzas, ilusión y proyectos para seguir trabajando por Lardero; pero no estoy en sintonía con los dirigentes de mi partido, por lo que otros tendrán que abordarlos», reconoció a Diario LA RIOJA.

Con estas palabras, el alcalde de Lardero anuncia el final de una etapa que comenzó en el 2011, cuando accedió por primera vez a la Alcaldía de su pueblo natal y que luego revalidó con un segundo mandato en el 2015. «Salgo con la cara alta y sin tener que bajar la mirada ante nadie», remarca.

De cara a las elecciones locales del 26 de mayo, no será su nombre (y según pudo saber Diario LA RIOJA, tampoco al menos el de buena parte de su equipo) el que figure en la papeleta del PP por Lardero.

El camino para que Elguea pudiera aspirar a la Alcaldía 'cigüeña' por tercera vez se torció en abril del 2017; cuando su 'favorita', Cuca Gamarra, salió derrotada del congreso regional de los populares. Él, que públicamente había apoyado a la alcaldesa de Logroño, pronto comenzó a darse cuenta de que su estrella empezaba a declinar dentro de su formación. «Por supuesto que mi apoyo a Cuca ha influido», asume.

En septiembre del 2017, perdió por un sólo voto de diferencia la presidencia de la junta local del PP de Lardero frente a Manuel Vallejo, afín a José Ignacio Ceniceros. Elguea denunció este proceso electoral por «irregularidades en el censo». Desde entonces reconoce que «son públicas las discrepancias y desencuentros que he tenido con ellos», en alusión a la actual dirección del PP.

El final a la etapa que empezó hace ocho años llegó el pasado 8 de marzo, cuando la junta local del PP de Lardero acordó elevar a Manuel Vallejo como candidato 'popular' a la Alcaldía de Lardero. Esta propuesta se ha trasladado ya a la sede de Duquesa de la Victoria para su ratificación definitiva. «Cierro una etapa, un ciclo político», admite el todavía regidor 'cigüeño', quien no oculta sentirse «defraudado con los dirigentes de mi partido».

No obstante, Elguea afirma que «uno tiene que saber irse» y «dejar paso a otros». Pese a ello, subraya que «ser alcalde, trabajar por los 'cigüeños' y lograr los objetivos que nos propusimos es lo más grande y gratificante para mí». «Con mi equipo hemos formado un grupo de personas que hemos trabajado mucho y bien por un proyecto común», enfatiza.

De su etapa, destaca «la buena gestión económica» con una importantísima rebaja de la deuda (de 4,8 millones en el 2011 a los cerca de 300.000 euros que quedarán el próximo junio); además de mejoras en los servicios y en las infraestructuras. «Dejo un Ayuntamiento saneado, solvente y con estabilidad en todos los órdenes. Incluso recientemente se ha firmado el acuerdo-convenio laboral con los trabajadores municipales».

Admite que «ha habido otras opciones políticas» que se han interesado por su figura. También que «mucha gente, empresarios y vecinos, me han pedido que siga». «Pero más allá de las discrepancias políticas con los dirigentes de mi partido, mis siglas son las del PP», sostiene, por lo que «seguiré militando como un afiliado más». Y regresará a su puesto en la Consejería de Agricultura como técnico agrícola. «Hay vida más allá de la política», finaliza.