Las fiestas terminaron con la subida de San Gil, la Gaita, 'alpargatazos' y el pobre de mí

Ganadores del lanzamiento de alpargata, ayer en Cervera con miembros de la organización. :: /Sanda Sáinz
Ganadores del lanzamiento de alpargata, ayer en Cervera con miembros de la organización. :: / Sanda Sáinz

Sanda Sáinz
SANDA SÁINZ

Ayer se celebró el quinto y último día de las fiestas patronales de San Gil Abad en Cervera del Río Alhama, jornada la del 2 de septiembre de 'Sangilillo' en la que se subió la imagen de nuevo a su camarín en el retablo mayor de la parroquia.

La Gaita de jóvenes y la infantil de la cofradía bailaron a lo largo de la mañana. A la hora del vermú, como es costumbre, se unieron antiguos danzantes para recordar los 'viejos tiempos'. Un día más también hubo actuación de las chicas que reivindican la Gaita mixta, a las que se incorporaron varios chicos, frente al recinto del Cañizo.

Por la tarde, tocó La Orquestina y se llevó a cabo el V campeonato internacional de lanzamiento de alpargata en el que participaron 72 personas en el Barranco del Tollo (20 menores de 10 años, 3 de 11 a 17, 35 de 18 a 59 y 14 mayores de 60 años. En la plaza de San Gil, la agrupación socialista cerverana ofreció una degustación de migas para conmemorar su centenario. Por la noche, estaba previsto el toro de fuego y el pobre de mí con la quema del gaitero como símbolo del fin de fiestas.