Las espadas sonaron en Cervera

Uno de los combates de guerreros en la plaza de San Gil, ayer en la Feria de las Tres Culturas de Cervera. :: s.s.j./
Uno de los combates de guerreros en la plaza de San Gil, ayer en la Feria de las Tres Culturas de Cervera. :: s.s.j.

La Feria de las Tres Culturas se celebró ayer en el barrio de San Gil reducida a una jornada

SANDA SAINZ

La novena edición de la Feria de las Tres Culturas (musulmana, cristiana y judía) de Cervera del Río Alhama se celebró ayer en el barrio de San Gil con la novedad de quedar reducida a una jornada en lugar de las dos habituales.

Hubo cantina, mercado puestos de artesanía y alimentación y diferentes propuestas a lo largo de todo el día, desde las 12.00, hora en la que se inauguró el evento.

Los luchadores de Rioja Medieval ofrecieron en la plaza Marimón explicaciones sobre las armas y protecciones que utilizaban los guerreros, también clases a los chavales y en varias ocasiones realizaron demostraciones de luchas en la plaza de San Gil, junto a la iglesia parroquial. Hubo combates cuerpo a cuerpo que llamaron la atención del público y dejaron extenuados a los guerreros ante un calor asfixiante.

En el puesto de información se vendieron por la mañana los boletos para la rifa de un jamón y los vales para la comida en el parque de San Gil que consistió en vaca, asada allí mismo durante 12 horas con carbón natural.

Pasacalles, danza del vientre, ambientación musical, yoga, degustación de patata asada, cuentacuentos y el cierre con un espectáculo de fuego (pirotecnia, lucha y baile) fueron otras actividades incluidas en el programa.

La Feria de las Tres Culturas surgió hace nueve años por iniciativa de un grupo de cerveranas con la pretensión de poner en valor la historia, la cultura y las singularidades del municipio. Actualmente, la organización corre a cargo del Ayuntamiento de Cervera del Río Alhama en colaboración con el Gobierno de La Rioja.