Las mujeres vuelven a bailar la Gaita aparte

Subida de San Gil a su camarín en el retablo mayor, ayer. :: s.s.j./
Subida de San Gil a su camarín en el retablo mayor, ayer. :: s.s.j.

Cuatro hombres se unieron a la danza de las chicas | San Gil se despidió de los cerveranos

Sanda Sáinz
SANDA SÁINZ

Ayer se celebró el día de 'Sangilillo' en Cervera. En la parroquia tuvo lugar la subida del patrón, San Gil, a su camarín en el retablo mayor de la parroquia. En el exterior bailaron los danzantes de la Gaita infantil y los adultos, también los gigantes (como el día anterior, los dos de San Gil y otros dos de Santa Ana) para disfrute de los presentes.

En la travesía, en la calle Ibo Alfaro, también danzaron. Como es costumbre, durante la interpretación de la Gaita se unieron cerveranos sangileros que ya no bailan, recordando tiempos pasados.

Como ocurrió en las fiestas de Santa Ana, un grupo de chicas también bailó, detrás de los dulzaineros, formándose dos corros de público. Cuatro hombres se incorporaron a la actuación de las mujeres.

Al terminar, cada parte del público vitoreó y aplaudió las respectivas interpretaciones. En Cervera sigue la tensa calma, el choque de posturas y la división sobre la polémica de la Gaita mixta.

Por otro lado, el viernes por la noche se produjo un acto vandálico en la torre de la parroquia de San Gil, donde alguien lanzó un objeto, parece ser que fue un botellín de cerveza, y causó un agujero en una vidriera que había sido restaurada hace pocos años.

El excelente tiempo de estos días y el hecho de celebrarse la festividad del patrón en fin de semana, ha propiciado el buen ambiente en la zona de fiesta concentrada en la calle Ibo Alfaro. El programa finalizó ayer con un espectáculo en la plaza de toros, actuaciones de La Orquestina y a las 0.00 horas estaba previsto el 'pobre de mí' con la quema del gaitero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos