La 'Caridad' hace grande a Villoslada

La 'Caridad' hace grande a Villoslada

La familia González Martínez reparte 2.000 raciones de carne de diecinueve ovejas en la ermita de Lomos de Orios

DIEGO MARÍN A.

Cada primer domingo de julio se celebra en Villoslada de Cameros la romería de la Caridad Grande en la ermita de Nuestra Señora de Lomos de Orios. La costumbre es que una familia del pueblo done la carne y el pan que serán bendecidos y repartidos entre los asistentes. Primero se oficia una misa y, después, se conduce a la Virgen en procesión apenas unos metros, desde su ermita hasta la pradera donde se corta y distribuye la carne. A esta tradición de origen pastoril acudieron ayer, como es habitual, miles de personas, sobre todo familias originarias de los pueblos de la Hermandad de las Trece Villas, para poder realizar la acostumbrada devoción a la Virgen y recoger los alimentos donados este año por la familia camerana González Martínez.

La misa la ofició el obispo de la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, Carlos Escribano, a quien se ofreció la primera de las raciones tras su propia bendición. Como autoridades asistieron los consejeros del Gobierno de La Rioja Begoña Martínez Arregui y Alberto Galiana, así como los alcaldes de la zona, incluido el propio de Villoslada, Julio Elías. Tras el reparto de la carne entre los alcaldes de las Trece Villas y la Corporación municipal de Villoslada, además de al juez de paz, se procedió a distribuirla entre los asistentes, que guardaban cola desde antes incluso del inicio de la misa.

El día acompañó, algunas nubes amortiguaron el calor y mantuvieron una temperatura fresca de 19ºC que muchas familias aprovecharon para comer juntas en el campo, tanto en la propia pradera de la ermita de Lomos de Orios como en los merenderos de Puente Ra y el Achichuelo. La familia Martínez González fue la encargada de portar la imagen de la virgen, de vestirla y colocarla adecuadamente con cariño y devoción, así como de adquirir las diecinueve ovejas de Villoslada y Anguiano que fueron sacrificadas y repartidas en donativo. En total, unas 2.000 raciones de carne, acompañadas de un bollo de pan. Por todo ello no pararon de recibir la felicitación de los asistentes a la romería durante toda la mañana.

José Ignacio Sánchez González, vecino de Logroño pero descendiente de Villoslada, explicaba que es la primera vez que ofrecen 'la Caridad', lo que supone «un orgullo después de tantos años subiendo a ver a la Virgen; es algo que nos han inculcado nuestros abuelos (David González y Dionisia Martínez) y mis padres». Siete nietos, siete primos, fueron los donantes, que han realizado un «importante desembolso económico, pero no te duele al ser para la Virgen», reconocía José Ignacio. Ayer se reunieron todos para celebrar la jornada. Otro primo, Julián Romero González, también logroñés descendiente de Villoslada, confesaba sentir «una emoción e ilusión muy grande, teníamos muchas ganas de poder dar la 'Caridad'».

 

Fotos

Vídeos