La carcoma provoca el derrumbe de parte del techo de la ermita de Santa Catalina

Parte del techo desprendido. :: l.r./
Parte del techo desprendido. :: l.r.

El edificio se fumigó en julio, pero la plaga debilitó la madera de la techumbre causando el desplome

S. SAINZ

El año 2018 terminó con una avería en la ermita de Santa Catalina, en Cornago, al desplomarse parte del techo de la sacristía, según informó ayer el párroco, Francisco Javier Silanes, en la hoja parroquial.

El sacerdote explica que el suceso tuvo lugar entre el domingo 30 y el lunes 31 de diciembre, cuando se desprendió parte del cielo raso de las sacristía de Santa Catalina en Cornago. En esos momentos el templo estaba cerrado y solo se produjeron daños materiales.

Al parecer, una plaga de carcoma ha provocado el deterioro del techo, tanto en el cañizo como en la madera que lo sujetaba. Esto conllevó la caída no sólo del cañizo, también del pesado bloque de revocado de yeso.

Silanes asegura que la plaga de carcoma se extendía desde el coro de la ermita hasta el presbiterio y se tuvo que intervenir en el 2018 para controlarla antes de que llegara a afectar al retablo del templo. Por ese motivo se procedió a fumigar y estuvo cerrada al culto a finales del mes de julio.

Después de lo ocurrido ahora en la sacristía, la parroquia ha decidido realizar una obra para mejorar todo el techo de la sacristía retirando el cielo raso del resto de la estancia y sustituyéndolo por uno nuevo de pladur, que es más ligero.

La parroquia de San Pedro de Cornago está en lo alto del pueblo, por lo que la ermita de Santa Catalina (en una situación más accesible para los feligreses) es la que se utiliza para el culto diario desde hace años.

Se trata de un edificio construido en el siglo XVII sobre otro anterior, con mampostería y ladrillo revocado, de estilo barroco. Dispone de una nave y una sacristía.

 

Fotos

Vídeos