El sector Cidacos se desbloquea con un cambio en el tipo de viviendas

Vista parcial del sector Cidacos, junto al río homónimo, y delimitado por la N-232/Isabel Álvarez
Vista parcial del sector Cidacos, junto al río homónimo, y delimitado por la N-232 / Isabel Álvarez

El Ayuntamiento y los propietarios del suelo firman un convenio en el que ya no se contempla la construcción de grandes unifamiliares

Isabel Álvarez
ISABEL ÁLVAREZCalahorra

El Ayuntamiento de Calahorra y los propietarios de terrenos en el sector Cidacos han acordado ya un convenio urbanístico que permita sacar a esta zona urbana aún por desarrollar de la parálisis a la que se vio abocada con la crisis económica. La alcaldesa, Elisa Garrido, y el concejal de Urbanismo, Jesús María García, explicaron ayer los detalles de este acuerdo, para el que la junta de compensación del sector (propietarios del suelo) ha presentado tres avales por valor de 314.600 euros (145.200 euros para la adaptación del proyecto de urbanización; 84.700 euros para la adaptación del proyecto de compensación y otros 84.700 euros para el plan parcial).

En el convenio para el desarrollo del sector se acuerda «modificar las condiciones que va a tener ese espacio, para que las viviendas que se desarrollen en un futuro tengan una tipología diferente y más atractiva para el mercado a día de hoy», precisó el concejal delegado de Urbanismo.

En definitiva, si en el planeamiento vigente se contempla la construcción de «grandes viviendas unifamiliares», las del nuevo plan parcial del sector que deberá presentar la junta de compensación serán de una tipología «más atractiva para el mercado a día de hoy», dijo Jesús María García.

Habrá como máximo 1.105 viviendas y se reservan 54.500 metros cuadrados para el parque del Cidacos

Como máximo, según se indicó ayer en la rueda de prensa, se podrán construir 1.105 viviendas, y el sector contará con un aprovechamiento medio igual al de todo el suelo urbanizable delimitado. García añadió, además, que se creará una zona excluida de edificación que «coincide con una prolongación natural del parque del Cidacos, ocupando los terrenos que en su día tuvieron un soto, que tuvo bastante controversia desde el punto de vista político, por su destrucción». Esta condición, como se expuso ayer, permitirá una ampliación del parque en 54.500 metros cuadrados. De otro lado, la línea límite de edificación con el cauce del Cidacos quedará retranqueada respecto a la actual, de acuerdo a las nuevas directrices de SOS Rioja sobre inundabilidad.

Para la alcaldesa, Elisa Garrido, el convenio «supone «desatascar una situación urbanística de hace 12 años», a su vez «heredera de una forma de hacer urbanismo con la que no estábamos de acuerdo, pero que hay que darle una solución».