Al ritmo de las castañuelas

Seis madres de alumnos de la EMMAE con la experta soriana Rosa Sanz (centro). :: s.s.j./
Seis madres de alumnos de la EMMAE con la experta soriana Rosa Sanz (centro). :: s.s.j.

Seis madres de alumnos de la Escuela de Música se unen para aprender a tocar este instrumento

S. SAINZ

Una tarde de tantas en la que un grupo de madres esperaba en la Escuela Municipal de Música y Artes Escénicas de Calahorra a que sus hijos terminasen las clases de coro, decidieron comenzar a aprender a tocar un instrumento, en concreto las castañuelas. Y eso hicieron cuatro de ellas a partir del mes de octubre del año pasado, otras dos se incorporaron en diciembre.

Utilizan un método y alguna de las que tiene conocimientos de solfeo enseña a las demás a leer las partituras. Ensayan los viernes por la tarde y este último dieron un paso más y prepararon una clase con la soriana Rosa Sanz.

«Llevo doce años con las castañuelas y empecé como ellas, por mi cuenta, porque tenía problemas en las manos. Quise solucionarlo, había probado más cosas y me aconsejaron tocar las castañuelas. Me dieron el libro número 6 con un cedé. No sabía solfeo ni había tocado nunca un instrumento. Por internet conseguí el primer libro y así comencé. Las manos se recuperaron bastante bien», comenta Rosa, que suele acudir a perfeccionarse a Madrid con una profesora especializada.

Vino a Calahorra a orientarlas y les dio como principal consejo 'tener mucha paciencia'. «Esto parece fácil pero no y hacerlo bien es complicado», dice Rosa, que añade que «con la castañuela acompañas la música en todos los matices. No tiene melodía solo percusión, pero suena muy bonito. Lo más complicado es el movimiento de la carretilla y para ello hay que fortalecer los dedos. Hay distintos toques y castañuelas de madera (la de mejor sonido), fibra (la menos pesada), tela prensada...».

«Para nosotras ha sido todo un descubrimiento», explican las integrantes del grupo. Durante el verano se dedicarán a aprender individualmente y en un futuro quieren incluso a ofrecer un concierto.

Silvia Arias tiene 42 años y dos hijos en la EMMAE; Sonia González, de 45 años, es madre de dos alumnos de la escuela; otros dos hijos de Marta González, de 50 años, estudian en el centro; Ana de la Portilla, de 49 años, lleva a la EMMAE a dos mellizos y ella toca trombón y violín y está vinculada a la escuela; Elisa Ramón, de 45 años, estudia clarinete y su marido y su hija son también alumnos; e Isabel Cuenca, de 48 años, cuya hija también se forma en la EMMAE.