«Quintiliano defendía no sólo la retórica, sino también la honradez»

Guillermo Soriano. /Isabel Álvarez
Guillermo Soriano. / Isabel Álvarez

'Quintiliano en el Renacimiento italiano' es el nuevo volumen de la colección del IER dedicada al maestro de la retórica de Calahorra

Isabel Álvarez
ISABEL ÁLVAREZCalahorra

La colección 'Quintiliano, de retórica y comunicación' cuenta con un nuevo volumen escrito por el profesor e investigador riojano Guillermo Soriano (doctor en Ciencias Humanas y Sociales). La publicación, editada por el Instituto de Estudios Riojanos, lleva por título 'Quintiliano en el Renacimiento italiano. Antes y después de un descubrimiento decisivo'. El libro aborda un acontecimiento ocurrido en el verano de 1416, cuando un humanista italiano llamado Poggio Bracciolini emprendió un viaje en busca de manuscritos antiguos. Su destino era la abadía suiza de San Galo, conocida por una importante biblioteca que durante generaciones habían ido ampliando los monjes. Allí se topó con un ejemplar íntegro del 'Institutio Oratoria' del maestro de la retórica Quintiliano, nacido en Calahorra.

- ¿Cuál es el nexo de un maestro de la retórica como era Quintiliano en la época romana con el Renacimiento?

- El Renacimiento es una época histórica en la que los intelectuales intentan recuperar el legado de la tradición clásica, griega y romana. Quintiliano es uno de los autores romanos del siglo I, que escribió el libro educativo 'Institutio Oratoria'. En él, además de tratar la educación y la retórica, se tratan otras muchas materias. Es un libro muy extenso y tiene innumerables referencias a otros autores, con lo cual en el Renacimiento la obra de Quintiliano les parecía muy interesante, porque recopilaba o sistematizaba muchas ideas de otros autores griegos y romanos.

«El libro 'Institutio Oratoria' ha sido reutilizado por infinidad de intelectuales»

- Y ese mismo libro volvió a ver la luz en el Renacimiento...

-El problema es que, como muchos libros de la antigüedad, los pocos ejemplares que había se perdían o se fragmentaban. La obra de Quintiliano por eso no estaba completa. Los estudiosos medievales la conocían, pero sólo a través de manuscritos parciales. En 1416 hay un humanista italiano que en un monasterio en Suiza encuentra un manuscrito con la obra entera de Quintiliano. Ese hallazgo supone un incremento importante de la popularidad de Quintiliano. Al descubrirse la obra, muchos intelectuales demandaron el texto íntegro.

- Como investigador lleva muchos años estudiando a Quintiliano, ¿qué es lo que más le atrae de su obra?

- Lo que más llama la atención es el amplio uso que se ha hecho de la obra de Quintiliano a lo largo de los siglos. Su libro ha sido reutilizado por infinidad de intelectuales de distintas disciplinas.

- La tesis que realizó sobre Quintiliano fue premiada a nivel nacional. ¿Qué hizo despertar su interés por este autor?

- La tesis se llevó el premio de la Sociedad Española de Estudios Clásicos a la mejor tesis de España de estudios clásicos. Dentro de la historia, la parte que más me gustaba era la de la historia de Roma. Al haber un personaje de origen riojano me llamó mucho más la atención y quise conocer mejor sus escritos. Por eso dediqué la tesis a la influencia que ha tenido Quintiliano.

- Las lecciones de Quintiliano sobre oratoria se pueden seguir aplicando hoy. ¿Qué cree que les diría a los políticos actuales?

- Quintiliano defendía sobre todo que no sólo es importante la retórica o el arte de hablar, sino también la honradez, la honestidad.