El PSOE se queda solo en su moción para reprobar al alcalde por no ejecutar las mociones

Martínez-Portillo leyendo el acta de la fundación de Juventudes Socialistas en Calahorra en donde aparece su abuelo./Isabel Álvarez
Martínez-Portillo leyendo el acta de la fundación de Juventudes Socialistas en Calahorra en donde aparece su abuelo. / Isabel Álvarez

El partido de la oposición reveló a Martínez-Portillo en el último pleno de esta legislatura que su abuelo fue fundador de Juventudes Socialistas

Isabel Álvarez
ISABEL ÁLVAREZCalahorra

Los concejales y el alcalde de la corporación del Ayuntamiento de Calahorra firmaron ayer el acta de la última sesión plenaria de esta legislatura. Un pleno en el que el primer edil, Luis Martínez-Portillo, fue el protagonista de dos de los momentos más significativos de la noche.

El primero, el que resolvió con menos agrado, fue el debate de la moción presentada por el Partido Socialista para reprobar su actitud por no haber cumplido con la «mayoría» de las mociones que a lo largo de esta legislatura se han aprobado en el salón de plenos. Esta manera de actuar «denota una falta de inteligencia política», le reprochó el concejal del PSOE, Jesús María García, para sentenciar a continuación que ha sido «un desprecio a los ciudadanos».

Sin embargo, el Partido Socialista se vio sólo en este 'tirón de orejas' al alcalde. El resto de grupos de la oposición lo consideraron como una «moción electoralista», dijo el portavoz de IU, Óscar Moreno, que quiso precisar después que aunque su voto era el de la abstención estaba de acuerdo con el PSOE en que deberían haberse cumplido las propuestas adoptadas por el pleno.

Ciudadanos, por su parte, ni siquiera participó en el debate. Sus dos concejales Rubén Jiménez y Cristina Moreno se salieron del salón de plenos en este punto por tratarse de una moción «pura y dura de campaña». El portavoz del PR+, Gabriel Furgiuele, manifestó claramente su voto en contra en una sola frase: «He quedado conforme» (con el trato y disposición del alcalde).

La defensa del alcalde la ejerció la concejala del PP Mónica Arceiz, que quiso aclarar que según la legislación de Régimen Local las mociones «son consideradas como un ruego» y por tanto, el alcalde «no está obligado a ejecutarlas».

La fuerte confrontación que desencadenó este punto se suavizó después con las palabras de despedida de la legislatura de Luis Martínez-Portillo y varios portavoces, y una revelación que el PSOE le hizo al propio alcalde. Y es que su abuelo materno fue fundador de Juventudes Socialistas en Calahorra, como queda reflejado en un acta que el PSOE ha documentado en un libro sobre el 110 aniversario del partido.