Polémica sobre el velo en un instituto de Calahorra

Polémica sobre el velo en un instituto de Calahorra

Una joven musulmana arremete en las redes sociales contra un centro de secundaria calagurritano del que asegura la «echaron» por llevar velo, a pesar de no ser una alumna | La dirección del centro niega que fuera éste el motivo y aclara que realmente se le impidió asistir a una junta de estudiantes que exclusivamente estaba convocada para alumnos.

Isabel Álvarez
ISABEL ÁLVAREZCalahorra

La polémica sobre el uso del velo islámico en los centros escolares se ha avivado en Calahorra con la publicación en las redes sociales de un vídeo grabado por una joven musulmana en el que arremete contra un instituto de la ciudad por haber sido «echada» del centro por llevar la hiyab, cuando no es una alumna. La joven dice en la grabación sentirse «muy enfadada, indignada» y lamenta que «esto suceda en el siglo XXI, en un país en el que supuestamente somos libres». «Esto es una mierda de normativa, que no debe existir y que como personas ante todo y luego como mujeres no nos debemos callar», dice en relación al reglamento que prohíbe el uso de la hiyab en los centros escolares.

El incidente al que hace alusión la joven en el video ocurrió el pasado jueves en el IES Valle del Cidacos. Según ha explicado la dirección del centro a este periódico, el motivo real del conflicto fue el hecho de que se le impidiese a la chica participar en «una junta de delegados de clase que se había convocado con motivo de la huelga feminista del 8 de marzo».

Desde el centro se aclara que a esa reunión «únicamente estaban convocados los delegados», pero que uno de estos representantes invitó «sin permiso» a «dos chicas de un colectivo feminista, que vinieron con unos folletos». «Les explicamos que no podían estar porque no eran alumnas», apunta la dirección a la vez que precisa que tan sólo «le dijimos que la normativa del centro prohíbe llevar el velo». «No las expulsamos», se insiste desde el instituto.

Por su parte, la joven musulmana defiende en el vídeo que «no se debe prohibir nada, porque soy libre». «Estoy en un centro público donde supuestamente somos quien queremos ser, no lo que se nos impone», concluye la joven.