Penúltimo rastro en el Rasillo

Asistentes ojeando alguno de los puestos del rastro en el Rasillo de San Francisco. /Sanda Sáinz
Asistentes ojeando alguno de los puestos del rastro en el Rasillo de San Francisco. / Sanda Sáinz

El 13 de octubre será la última cita del año de una iniciativa cuyos organizadores esperan revitalizar en el 2020 en su décima edición

Sanda Sáinz
SANDA SÁINZ

Ayer se celebró la penúltima cita del rastro en el Rasillo de San Francisco de Calahorra. Esta octava edición comenzó el 10 de marzo y terminará el 13 de octubre. Los puestos se instalan de 10 a 14 horas los segundos domingos de cada mes, excepto en abril, que fue la primera jornada, para no coincidir con el Mercafórum.

En esta penúltima ocasión hubo veintiún expositores (antigüedades, artesanía, objetos de segunda mano...) y no acudió mucho público. La coincidencia con Promostock pudo restar afluencia de gente, pero también el hecho de que este año no se vende ropa, algo que ha restado interés por parte de colectivos como los inmigrantes, que acudían fielmente otros años. Durante la jornada de ayer se sorteó un jamón y el número agraciado fue el 378. También se realizó el juego del rastro (una de las novedades de esta edición) con cuatro botellas de vino como premio.

El presidente de la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo de Calahorra, Gabriel Aragón, indicó a Diario LA RIOJA que el objetivo es continuar con el rastro el próximo año pero buscando elementos que le den realce y un empuje, y que supongan un atractivo para que la gente se acerque hasta el lugar.