Medio siglo de los Santos Mártires

Interior de la iglesia de los Santos Mártires durante la ceremonia de ayer presidida por el obispo, Carlos Escribano. :: s.s.j./
Interior de la iglesia de los Santos Mártires durante la ceremonia de ayer presidida por el obispo, Carlos Escribano. :: s.s.j.

El obispo participó ayer en la reinauguración de la 'iglesia nueva' después de su última reforma

SANDA SAINZ

La parroquia de los Santos Mártires de Calahorra, ubicada en la calle Bebricio, celebró ayer la reinauguración para conmemorar los más de cincuenta años de su apertura al culto e inaugurar las obras iniciadas el año pasado. Unos trabajos que han supuesto una mejora de la estética interior del edificio y lo ha hecho más confortable haciendo más efectivo el servicio de calefacción. El presupuesto fue de 175.609 euros.

En el acto de ayer participó el obispo de la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, Carlos Escribano, que presidió una eucaristía a las 19.30 horas concelebrada por sacerdotes 'oriundos' de la parroquia (que fueron bautizados, confirmados o desarrollaron aquí su labor pastoral).

Los fieles llenaron las bancadas de la nave principal durante una ceremonia en la que también intervino el orfeón calagurritano 'Don Pedro Gutiérrez' cantando en diferentes momentos de la misa.

El obispo destacó que «estas obras suponen una alegría y han quedado muy bien. El retablo se aprecia mucho mejor y hay que agradecer la colaboración de mucha gente» y añadió «aislar la zona de la capilla permite atender mejor las necesidades del día a día, es más cómoda y más bonita que antes».

Por otro lado, desde ayer y hasta el 2 de marzo se lleva a cabo en esta iglesia la novena a los Santos Mártires Emeterio y Celedonio, que precede a su festividad, el 3 de marzo.

La construcción de la parroquia de los Santos Mártires, en los años sesenta, fue promovida por el entonces obispo Abilio del Campo y respondía a una necesidad de culto.

El crecimiento de Calahorra requería ampliar el servicio religioso para atender a los feligreses de las nuevas zonas del ensanche del casco urbano, que cada vez aumentaba más su población.

Última reforma

Después de estos más de cincuenta años de servicio religioso, se decidió realizar una reforma importante, teniendo en cuenta los tiempos actuales y las necesidades que conllevan. Estas últimas obras comenzaron en septiembre del año 2018.

La intervención se centró principalmente en la capilla lateral, a la que se ha dotado de un cerramiento de cristal y un nuevo sistema de reparto de la calefacción.

Asimismo, se llevó a cabo un cambio en la cabecera de la capilla pasando de ladrillo caravista a piedra con el objeto de que se asemeje a la puerta principal del edificio.

«La obra se completó con una nueva distribución del presbiterio del templo reposicionando el altar original y con un nuevo 'retablo' que merece la pena ver con detalle, en la cristalera que separa la capilla de la nave principal», según indica el párroco, Juan Pablo López Mendía.

Los trabajos han sido realizados por la empresa Construcciones Beltrán de Calahorra y financiados con los donativos y colectas de todos los feligreses.

Más