Martínez-Portillo apuesta por acercar los servicios municipales al casco antiguo

Portillo, en el encuentro de ayer en el bar del albergue. :: i.á./
Portillo, en el encuentro de ayer en el bar del albergue. :: i.á.

Una treintena de personas participaron en el primer 'Café con el alcalde', centrado en la parte vieja de Calahorra

I. Á.

calahorra. Una treintena de personas acudieron ayer al primer 'Café con el alcalde' que el regidor calagurritano, Luis Martínez-Portillo, convocó en el bar del albergue de peregrinos para hablar del casco antiguo. Martínez-Portillo explicó antes del encuentro que el motivo de esta iniciativa es «mantener un contacto con el vecino, con el ciudadano y exponer la postura que tiene el equipo de Gobierno con respecto a lo que hacemos en un sector determinado de la ciudad».

Ayer la mirada se dirigió al casco antiguo. La reunión se centró básicamente en explicar -en palabras del alcalde- «qué es lo que estamos haciendo, qué es lo que vamos a hacer en un futuro próximo y conocer de los vecinos si lo que estamos haciendo les parece bien o creen que se puede hacer de otra manera».

De otro lado, el alcalde expuso con detalle su planteamiento para la zona histórica de la ciudad, haciendo especial hincapié en los proyectos propuestos dentro de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible (EDUSI) 'Calahorra, dos milenios de futuro'. «Desde el punto de vista urbanístico seguimos teniendo la obligación de reformar calles y de ir renovando la estructura del casco antiguo a través de la reforma de las redes de saneamiento y de abastecimiento, así como la prestación de servicios cercanos al ciudadano», señaló el regidor.

En este sentido, hizo referencia a la Casa de Carramiñana, reformada en los últimos meses para que se convierta en «una especie de mini ayuntamiento para el casco antiguo». Por otra parte, apuntó a una segunda reforma en la 'Casa de los curas' en la calle Mayor, con el objetivo de trasladar a este edificio «los servicios de Cultura» y dejar el centro cultural Deán Palacios como un espacio para «asociaciones y exposiciones». «Hay que acercar la Administración al ciudadano y creo que acercarla al casco antiguo es una manera de que se revitalice», defendió Martínez-Portillo.

2,7 millones de inversión

El alcalde habló también de inversiones en este barrio. Si bien dijo que el pasado año se destinaron dos millones de euros, este 2019 gracias a los fondos europeos de la EDUSI «hay previstos 2,7 millones de euros» para dedicarlos, entre otros proyectos, al «patrimonio de la ciudad o a reformas de calles, como la Cuesta de la Curraca o la Arrabal», detalló el alcalde.