La inundación del osario obliga a almacenar los restos en bolsas

La concejala de Cementerio, Rosa Ortega, muestra una fotografía de la señal que prohibe realizar fotos del camposanto de San Lázaro. :: i.á. /
La concejala de Cementerio, Rosa Ortega, muestra una fotografía de la señal que prohibe realizar fotos del camposanto de San Lázaro. :: i.á.

La concejala de Cementerio de Calahorra dice que se trata de una «solución provisional» y niega que sea irregular

ISABEL ÁLVAREZ

La concejala del cementerio municipal San Lázaro, Rosa Ortega, negó ayer que se estuviesen cometiendo irregularidades en la gestión de los restos cadavéricos exhumados, como ha denunciado el concejal del PSOE, Jesús María García. La concejala delegada del camposanto explicó que los restos que debían guardarse en el osario se encuentran en «bolsas individuales», «identificados» y «apilados» en un almacén dentro de las dependencias del cementerio.

Esta medida, según aclaró, es una «solución provisional» ante el estado en el que se encuentra la fosa común del cementerio, que como denunció el edil socialista está inundada. «Tiene una franja pequeña de agua» y «todavía no sabemos cuál es el problema», indicó Rosa Ortega, que aclaró que, pese a que el osario se construyó junto a una acequia de riego, las obras del cementerio, en el año 2003, se realizaron de acuerdo a las prescripciones de una empresa especializada a la que «se encargó un informe geotécnico y un informe hidrogeológico».

Ortega indicó que las exhumaciones -hasta la fecha unas cincuenta- comenzaron a llevarse a cabo en el año 2014, una vez que se cumplió el plazo de diez años de las primeras concesiones de nichos. Fue en aquel momento, según dijo, cuando se detectaron las filtraciones en el osario. «Entonces, el anterior aparejador (municipal) lo visitó y consideró que quizá se podía solucionar llevando a cabo un proceso de impermeabilización, pero el coste era muy alto», por lo que «había que buscar una solución provisional para esos restos», detalló Rosa Ortega.

La concejala de Cementerio aseguró que se ha encargado al departamento de Urbanismo la redacción de un proyecto para solucionar el problema del osario, pero que mientras tanto «se está dando una solución, muy por encima de lo que nos obliga la ley».

Por otro lado, sobre el hecho de que no se haya actuado pese haber transcurrido cuatro años desde que se detectaron las filtraciones, Ortega indicó que se debe a que el cementerio «es una unidad muy transversal», en la que interviene Urbanismo, Gestión Tributaria, el Parque de Servicios y el enterrador. «Cuando hay tantas áreas que intervienen en un mismo asunto, hace que se tomen decisiones con unos y con otros que no afectan al resto de los grupos», aclaró.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos