La iglesia de los Mártires es reformada en el 50 aniversario de su construcción

Las obras mejorarán la visibilidad del retablo y contemplan el cerramiento acristalado del lateral derecho

I. ÁLVAREZ

El 8 de septiembre de 1968, por impulso del entonces obispo de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, Abilio del Campo, se inauguraba en la calle Bebricio de la capital riojabajeña la iglesia de los Santos Mártires. Una nueva parroquia concebida para dar servicio religioso al ensanche de la ciudad, que cada vez contaba con un mayor volumen de población.

Medio siglo después de la construcción del templo, al que coloquialmente los calagurritanos siguen llamando 'la iglesia nueva', la parroquia afronta una importante reforma con el fin de mejorar la estética interior y la confortabilidad del edificio.

Las obras, que han comenzado en los últimos días, se desarrollan en estos momentos en la estructura posterior del altar. «Se ha eliminado la viga central para que se pueda ver al completo el retablo», explica el párroco de la iglesia, Juan Pablo López Mendía. El retablo, como recuerda el sacerdote, pertenecía inicialmente a la iglesia de Santa María en Cameros, actualmente despoblado. Esta iglesia «ya está hundida», precisa López Mendía, pero afortunadamente la diócesis trasladó el retablo a Calahorra, por lo que se ha podido conservar.

La reforma de la parroquia contempla también la creación de un presbiterio, en el que se instale el altar original del templo. «Se hará una plataforma grande para colocar el altar», adelanta Juan Pablo López.

La actuación afectará además a la zona lateral derecha del edificio, que quedará cerrada con una cristalera para así mejorar el funcionamiento de la calefacción. Concretamente, «va a ser un cerramiento corrido, que se podrá abrir y cerrar en función de las necesidades», precisa el párroco.

Por otro lado, la pared del altar ubicado en el lateral derecho será «revestida con piedra del estilo de la entrada a la iglesia», añade. En la actualidad, esta parte cuenta con ladrillo caravista y «lo que se quiere es que crear un fondo que resalte el altar», concluye.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos