Fiesta de la 'Reina de la Ribera'

Procesión de la Virgen del Carmen a su llegada al santuario, ayer por la tarde. :: s.s.j./
Procesión de la Virgen del Carmen a su llegada al santuario, ayer por la tarde. :: s.s.j.

Los actos en honor a la Virgen del Carmen concluyeron ayer por la tarde con la misa y procesión en el santuario

Sanda Sáinz
SANDA SÁINZ

La celebración ayer de la festividad de la Virgen del Carmen 'Reina de la Ribera' congregó a lo largo del día a numerosos devotos en el santuario calagurritano. Acudieron de diversas localidades tanto riojanas como navarras, siendo la convocatoria de la tarde la más concurrida en cuanto a público. Los actos comenzaron a las 6.00 con el rosario de la aurora que inició el recorrido en la parroquia de Santiago. Hubo cinco misas en el santuario, cada hora desde las 7.00. En todas ellas cantó María Eva Abad y se llenó la nave del templo.

Como es costumbre, junto a la entrada, en el exterior, los fieles pudieron adquirir todo tipo de objetos relacionados con la virgen como los tradicionales escapularios, utilizados como símbolo de protección.

Por la tarde destacó la presencia del obispo de la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, Carlos Escribano Subías, que concelebró los actos junto a los monjes carmelitas y otros sacerdotes. El rezo del rosario a las 18.30 horas dio paso a la misa, en la que cantó el Orfeón Calagurritano Don Pedro Gutiérrez. Al terminar la ceremonia comenzó la procesión, de recorrido corto, por las inmediaciones del templo del Carmen.

El obispo Carlos Escribano presidió las ceremonias a las que acudió numeroso público de la zona

Los estandartes y bandera abrían la comitiva y numerosas personas esperaban junto al santuario a ambos lados de la calle el paso de la patrona que goza de gran popularidad en buena parte de La Rioja Baja y Ribera Navarra.

Por último, la fiesta religiosa concluyó con la salve popular interpretada por el orfeón calagurritano y un ágape al que estaban invitados autoridades y feligreses.