Bueno para Calahorra

Sanda Sáinz
SANDA SÁINZ

Desde hace tiempo, pero sobre todo desde principios de año, estamos viviendo con más claridad los movimientos políticos para posicionarse de cara a las elecciones autonómicas, locales y europeas del 26 de mayo (a las que ahora se añaden las generales del 28 de abril).

Lo llevo diciendo desde el primer escrito de este año 2019 del espacio 'Reflexiones' (6 de enero) cuando traté el tema de la confrontación política relacionada con el centro integrado de FP y formación para el empleo como preámbulo a la campaña electoral que viene.

Los presupuestos generales del Ayuntamiento para el presente ejercicio, las pruebas teóricas de los exámenes de conducir, el acceso y los precios de los terrenos del polígono de El Recuenco, las obras en tal o cual calle, el caso de la denuncia al concejal de Izquierda Unida Óscar Moreno por un delito de apropiación indebida del que finalmente fue absuelto, el proyecto de derribo del antiguo cuartel de la Guardia Civil, el gasto para celebrar la inauguración de las obras de la Plaza de la Verdura, los problemas de la Policía Local, entre otros asuntos, han estado en el candelero y algunos todavía continuarán dando que hablar, además de otras cuestiones que veremos cada semana y se incorporarán a esta creciente lista de conflictos, a veces graves y otras, de patio de colegio.

Veremos hasta dónde llega esta enumeración cuando se acerquen las votaciones.

No olvidemos tampoco la carretera Nacional 232, tema que siempre está ahí, latente y se recuerda cuando, lamentable, ocurre algún accidente grave.

¿Pero realmente afecta a la opinión del ciudadano o cada día que pasa y con cada polémica la gente se ha acostumbrado y lo toma como uno de tantos enfrentamientos entre los partidos y determinados colectivos? ¿Hasta qué punto estamos pendientes cuando se arregla una calle o se dota a la ciudad de una determinada inversión de si ha sido por esta o aquella sigla?

A la gente le interesa que se actúe, que se solucionen los problemas y se mejore la situación de la ciudad. Sí, ahora es el momento más adecuado para apretar el acelerador de cara a los intereses de los partidos para los próximos cuatro años. Muchos critican que 'siempre es así', antes de los comicios se multiplicará la presencia de los dirigentes de todos los colores con sus propuestas y habrá inauguraciones de todo tipo.

Ahora estamos en plenas celebraciones de carnaval, en dos semanas llegan las fiestas y todavía queda la Semana Santa antes de las elecciones. Mucho ocio, diversión y entretenimiento para que, quienes hayan estado al tanto de los asuntos políticos, los olviden o dejen a un lado.

Cuando haya que votar llegará el momento de analizar lo que se ha hecho o no y lo que cada uno propone, en conjunto. Mientras tanto, cuanto más compromisos se adquieran y más obras se inauguren o comiencen, mejor. Será bueno para Calahorra, venga de quien venga.