«Me apetecía cambiar de registro, que el público vea que no sólo soy Coque»

Nacho Guerreros, en una escena de 'Juguetes rotos'./
Nacho Guerreros, en una escena de 'Juguetes rotos'.

El actor calagurritano Nacho Guerreros regresa el sábado al teatro Ideal con la obra 'Juguetes rotos'

Isabel Álvarez
ISABEL ÁLVAREZCalahorra

El actor calagurritano Nacho Guerreros regresa este sábado al teatro Ideal con la obra 'Juguetes rotos'. Una historia, escrita y dirigida por Carolina Román, que transita por la vida de una persona transexual en la España del franquismo.

- ¿Cómo surgió 'Juguetes rotos'?

- Quería producir teatro y quería trabajar con Carolina Román. Yo quería hacer un drama. Sobre todo, porque llevo muchísimos años haciendo comedia. En principio iba a ser un monólogo, pero Kike Guaza (coprotagonista de la historia) vino a uno de los ensayos e hicimos una improvisación que quedó muy bien. Entonces, Carolina y yo decidimos empezar la historia de nuevo con él.

«En este país tenemos un problema educacional, que tendrá en el futuro consecuencias graves»

«El público sale (de la obra) muy entusiasmado, emocionado y muy tocado»

-En Calahorra le vimos hace unos años con otra función que trata la diversidad sexual, como es 'Bent' (aborda la persecución de los homosexuales en la Alemania nazi). Ahora regresa con un trabajo de similar temática. ¿Entre una y otra obra considera que hemos avanzado socialmente con respecto al colectivo LGTB?

-Se han dado pasos, pero han sido muy cortos. Curiosamente, hace pocos días una de las chicas que nos ayudó con esta función, Maite, fue apaleada en Lavapiés. En este país tenemos un problema educacional, que tendrá en el futuro consecuencias graves. La base de la educación está en casa. Y ya no lo digo por los chavales jóvenes, que muchos de ellos son muy abiertos, sino por aquellos adultos que todavía no ven con buenos ojos a una persona diferente a como es él.

-¿ 'Juguetes rotos' es una obra reivindicativa o más bien reflexiva?

-Cuenta la historia de un señor que no está a gusto con su sexo y quiere ser mujer. Él se tiene que ir de casa por la represión que tiene alrededor. Quiere descubrirse, pero tiene tanta represión que le cuesta. Es una función con final feliz, que es lo que nos pidió Maite.

-¿Cómo sale el espectador después de ver la obra? ¿Mueve algo en su interior?

-El público sale muy entusiasmado, emocionado y muy tocado.

- ¿Qué ha aprendido de su personaje, Mario?

- Me quedo con la valentía que tiene ante la situación. Como se planta y dice que no se conforma con lo que está viviendo.

-Este tipo de trabajos le ayudan a desmarcarse de un personaje tan mediático y que lleva interpretando tantos años como es Coque de 'La que se avecina'.

-En el teatro me apetecía volver un poco al drama y cambiar de registro. Que el público vea que no sólo soy Coque, que puedo ser muchísimos más personajes.

-El sábado actúa en su 'casa'. ¿Impone más actuar en tu tierra?

-Actuar impone de por sí, pero actuar en 'casa' tiene esa cosa de '¿les gustaré?', '¿qué les parecerá?'...

-Con 'Juguetes rotos' se estrena como productor. ¿Qué tal la experiencia?

-Es muy gratificante, porque descubres cosas que no sabías, que sólo intuías. Este año he producido además tres cortos y espero que en el 2019 entre algún largometraje.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos