Planes para potenciar la judería

Luis Martínez-Portillo, junto a una puerta del barrio de la judería de Calahorrra. :: i. álvarez. /
Luis Martínez-Portillo, junto a una puerta del barrio de la judería de Calahorrra. :: i. álvarez.

Portillo apuesta por sacar una beca para investigar si en Calahorra hay restos de una sinagoga

I. ÁLVAREZ

El alcalde de Calahorra, Luis Martínez-Portillo, dejó el pasado sábado la presidencia de la Red de Juderías de España 'Caminos Sefarad' satisfecho con «la promoción turística» que para la capital de La Rioja Baja ha supuesto el haber ostentado este cargo durante un año. «Ha sido un privilegio para Calahorra representar a una institución en la que hay poblaciones de gran importancia como Palma de Mallorca, Sevilla, Gerona...», sostiene Martínez-Portillo en declaraciones a este periódico.

La Red de Juderías de España está integrada por 24 municipios y el hecho de que este año Calahorra haya ocupado la presidencia ha supuesto un empujón para su barrio judío, que ha sido recientemente urbanizado. «Además de que ha sido importante por la reforma que se ha hecho en una parte del casco antiguo, creo que se hacía necesario y merecía la pena remodelar toda esta zona por el reconocimiento histórico que tiene», añade el alcalde de Calahorra.

Pero las actuaciones en la judería no solamente se quedan aquí. El regidor tiene otras ideas en mente para el lugar, aunque en estos momentos falle el presupuesto. Una de las iniciativas por las que tiene más interés es por intentar averiguar si quedan vestigios en Calahorra de lo que pudo ser una sinagoga. «Me gustaría crear una beca de investigación para poder saber si hay restos de una sinagoga porque todos los barrios judíos tenía una y me gustaría saber si queda algo de la de Calahorra», explica el alcalde. «Así se hizo en Córdoba y al final han rescatado del subsuelo una sinagoga del siglo XV», añade. Otra idea interesante para esta zona es la de «crear un centro de interpretación de la judería, al que pudiera acceder la gente para ver cómo vivían los judíos». «Evidentemente, todavía hay que hacer cosas en la judería y éstos son dos planes que tengo, pero lamentablemente ahora no hay dinero para hacerlos», comenta.

Calahorra entró a formar parte de la Red de Juderías de España en el año 2001. Para Martínez-Portillo integrar esta institución es todo «un privilegio» para una ciudad como Calahorra, ya que «hay lista de espera» -dice- para entrar en la Red. «Porque lo que se pretende es que entre quien de verdad tiene interés por la cultura judía», explica el primer edil calagurritano. En la capital de La Rioja Baja, junto con el trazado de lo que fue el barrio judío, el legado más importante que se conserva de aquella época es un fragmento de la Torah que se encuentra en la catedral. Este documento fue descubierto en el año 1929 por los canónigos Fernando Bujanda y Julián Cantera.

El año pasado Calahorra aportó a la Red por su participación un total de 14.000 euros. En la actualidad la institución cuenta con varios programas. «Por un lado, está el programa escolar Benjamín Sefarad, que permite que los niños sepan la historia de su judería y por otro, el programa RASGO, que es gastronómico, y otro de congresos en ciudades de la Red», comenta Portillo.