El subsuelo del solar de las Medranas, sometido a trabajos arqueológicos

Especialistas evalúan estos días restos de sillares existentes antes de que el IRVI comience a edificar

I. ÁLVAREZ

La intervención en el solar de las Medranas, en donde el Instituto Riojano de la Vivienda (IRVI) tiene previsto construir un bloque de pisos destinados al alquiler social, ha comenzado ya con las correspondientes prospecciones arqueológicas, que tienen con fin evaluar el interés de los posible hallazgos existentes en la zona. Principalmente, unos restos de sillares y lo que fue la antigua bodega de la casa de las Medranas. Personal especializado está trabajando desde hace días en estos hallazgos de cara a emitir un informe antes de comenzar con la edificación.

De esta manera, una vez finalicen los trabajos arqueológicos y se realice la correspondiente documentación, el IRVI podrá empezar con la construcción de estas prometidas viviendas en el casco antiguo calagurritano y cuyo destino ha sido muy cuestionado por todos los partidos de la oposición. La promoción prevista en las Medranas contempla un total de 19 viviendas de protección oficial para el alquiler social, de las cuales tres dispondrán de una superficie de 85 metros cuadrados y 16, de entre 60 y 70.

Por otra parte, todas las viviendas previstas incluirán garaje y trastero y los alquileres fijados para las familias con menos recursos económicos se ofrecerán a partir de los cien euros. En más de una ocasión la oposición municipal ha planteado modificar esta iniciativa con el fin de que todas las viviendas se destinasen únicamente a jóvenes para favorecer la regeneración del casco antiguo.

Catorce meses de ejecución

La realización de estas obras de construcción correrá a cargo de la unión temporal de empresas formada por 'Construcciones Amenabar' y 'Viveros Perica'. Los trabajos se adjudicaron por un total de 1,1 millones de euros y el plazo de ejecución contemplado está fijado en catorce meses.