«La idea es hacer en Calahorra todo lo que evite desplazamientos a Logroño»

Juan Ramón Rábade, gerente de la Fundación Hospital de Calahorra. :: juan marín/
Juan Ramón Rábade, gerente de la Fundación Hospital de Calahorra. :: juan marín

Gerente de la Fundación Hospital de Calahorra

ISABEL ÁLVAREZ

Juan Ramón Rábade, director del Área de Salud del Seris, llega a la gerencia de la Fundación Hospital de Calahorra con dos retos por delante: integrar el centro en el Seris y limar asperezas con los representantes de los trabajadores, cuyas críticas sobre el funcionamiento del hospital no han cesado en el último año.

¿En qué punto se encuentra el plan para integrar a la Fundación Hospital de Calahorra en el Servicio Riojano de Salud (Seris)?

Está encima de la mesa, pero hay que decir que este tema necesita un proceso tranquilo. Hay que analizar muy bien todos los pros y contras porque hay que tener en cuenta que nos encontramos con distintos regímenes jurídicos. Desde luego, queremos que sea un proceso de absoluta transparencia y dialogado.

¿Cuáles son los otros retos para el hospital en estos cuatro años?

Por una parte, tratar de articular y poner en marcha en el conjunto del sistema sanitario el gran reto que tenemos en La Rioja, que es la atención a la cronicidad. En La Rioja ya tenemos elaborada una estrategia de atención al paciente crónico y ahora la tenemos que poner en marcha. En ese sentido, hay que abordar un problema que padece un 20% de la población y que consume el 80% de los recursos. Para abordar la cronicidad hay que darle un peso importante a la atención primaria.

¿Y cómo se va a materializar este objetivo en Calahorra?

Por una parte hay aspectos de la cartera de servicios que se deberían reforzar. Todavía es pronto para concretar, pero la idea es hacer en Calahorra, siempre que sea asumible económicamente y viable en términos de calidad y de respuesta, todo aquello que evite desplazamientos a Logroño. Otra línea muy importante, como decía antes, es acercarnos a la atención primaria. Nos vamos a acercar a las distintas zonas básicas de salud de La Rioja Baja para ver qué necesidades tienen y qué aspectos del Hospital de Calahorra les permitirían mejorar en esa capacidad de resolución. Otra idea que queremos potenciar es la consulta no presencial. Es decir, que el profesional de atención primaria, a través de la historia clínica, pueda consultar con el especialista sin necesidad de derivar al paciente físicamente.

El comité de empresa del Hospital de Calahorra lleva tiempo pidiendo una reunión con gerencia para abordar cuestiones de funcionamiento del centro. ¿Hay ya una fecha?

Con la consejera se ha mantenido ya una reunión con todos los sindicatos presentes en la mesa sectorial. En próximas fechas, ya como gerente del Hospital de Calahorra, me reuniré con el comité para empezar a ver una agenda de trabajo. Creo que el diálogo es necesario y este equipo va a agotar, si hace falta, el diálogo.

¿Le ha dado tiempo a conocer a fondo el funcionamiento del hospital y el de esa apuesta que se ha hecho por individualizar las habitaciones? Porque el comité sostiene que ahora hay menos camas para atender a todos los pacientes...

El hospital de Calahorra está consolidado en La Rioja Baja, pero eso no significa que no haya que consolidarlo más. La apuesta desde el punto de vista de las condiciones de atención al cliente y al paciente, como es la individualización de habitaciones, creo que es un proceso positivo. Pero también vamos a ser conscientes de la capacidad que tiene el Hospital de Calahorra para absorber una demanda de hospitalización en temporada alta. Habrá que ver cómo compatibilizamos la máxima individualización de camas con la capacidad que tiene. En esto juega un papel importante la hospitalización a domicilio u otro tipo de recursos como las camas de convalecencia.

¿Entra en los planes de la nueva gerencia un refuerzo de la plantilla?

La primera reflexión que tenemos que hacer es qué servicios prestamos, qué servicios podemos prestar y que la financiación no es ilimitada. Por eso tenemos que ser rigurosos. Si las plantillas no son suficiente habrá que poner más, pero si son suficientes tendremos que buscar esa eficiencia.