Tres semanas después de su montaje arrancan uno de los juegos de la Era Alta

A la izquierda, un niño pasa al lado del juego arrancado del suelo del parque de la Era Alta. :: l.r. /
A la izquierda, un niño pasa al lado del juego arrancado del suelo del parque de la Era Alta. :: l.r.

La empresa que instaló los nuevos elementos infantiles del parque se ha hecho cargo de su recolocación con un sistema de refuerzo

I. ÁLVAREZ

Los ayuntamientos tienen la obligación de facilitar servicios e infraestructuras, mientras que los ciudadanos han de corresponder con su cuidado. Sin embargo, las administraciones se quejan muchas veces del poco respeto que muestran algunos hacia el bien común y de lo que han gastar cada año en reparar el mobiliario con el que se ensañan los vándalos.

Pero este gasto parece que no remueve las conciencias de los que siempre en la sombra firman el vandalismo. Aquellos que estos días no han tenido mejor idea que arrancar de cuajo uno de los nuevos juegos infantiles del parque de la Era Alta. Y es que, tres semanas después de su colocación, ya ha tenido que ser retirado un juego de movimiento circular arrancado del suelo.

Lamentablemente, éste no ha sido el único acto vandálico que han sufrido los nuevos juegos. Durante su instalación hubo que volver a instalar parte del suelo de caucho porque en el tiempo que necesitaba para quedar bien fijado alguien entró al recinto (que estaba vallado), dejando marcadas sus huellas en el pavimento.

La instalación de la nueva zona infantil de la Era Alta junto con la que ha estrenado el parque del Cidacos ha supuesto para las arcas del Ayuntamiento calagurritano un gasto de 41.808 euros. El juego que ha sido arrancado en la Era Alta, al parecer en la madrugada del miércoles al jueves, está previsto que vuelva a estar listo en la jornada de hoy. La empresa adjudicataria de la colocación de los nuevos columpios, 'Agapito Urban', asumirá este coste. «Lo van a poner ellos con muy buena voluntad y lo van a reforzar para que no se pueda arrancar», comentaba ayer a este diario la concejala del área de Parques y Jardines, Rosa Ortega.

La responsable municipal lamenta que ocurran estos hecho y hace una llamada al civismo. «No sólo es una cuestión de educación cívica, que es algo que nos corresponde a los padres, si no que también debe haber una denuncia pública. Si un ciudadano ve que se están cometiendo este tipo de actos debe acudir a la Policía a denunciar», afirma la edil calagurritana.