La judería muestra su nueva cara

La judería muestra su nueva cara

Tras seis meses y medio, las obras de las calles Morcillón, Sastres, Cabezo y San Sebastián ya han finalizado

M. FÉLEZ

Que el barrio de la Judería en Calahorra pedía una intervención a gritos era más que evidente. En cada una de las visitas turísticas que se ofrecían a la zona se veía cómo el pavimento de las calles no era el más adecuado. Por eso, aprovechando la presidencia de la ciudad en la Red de Juderías de España 'Caminos de Sefarad', el Consistorio calagurritano decidió invertir esfuerzos en esta zona de la ciudad con los trabajos de reurbanización de sus principales calles.

Era en el mes de enero cuando comenzaban las obras en las calles Cabezo, Sastres, San Sebastián y Morcillón, con un coste total de 598.014 euros que no se ha visto incrementado a pesar de que las obras necesitaron de una prórroga que alargaba los trabajos un mes más de lo previsto motivados por la dificultad de las labores en calles tan estrechas como las que conforman el antiguo barrio judío. La empresa calagurritana Miguel González Aguado era la que se hacía cargo de los trabajos que ya han finalizado, a pesar de que el Consistorio aún no cuenta con la recepción de los trabajos.

A parte de la total pavimentación y señalización de las vías, la reurbanización de una de las zonas más antiguas de la ciudad ha incluido la reforma de sus callejones limítrofes y la consolidación del talud ubicado al sureste de Morcillón. De otro lado, en la parte baja de esta calle, se ha acondicionado un muro de contención y en la parte superior, gracias a los trabajos, se ha podido acondicionar un pequeño mirador con vistas a la catedral. Además, con el proyecto se ha llevado a cabo la renovación de las redes de saneamiento y abastecimiento, así como la instalación de bancos y papeleras.