En honor a la reina de la ribera

Algunos de los caminantes, a la llegada del santuario del Carmen. :: m.f./
Algunos de los caminantes, a la llegada del santuario del Carmen. :: m.f.

La tradición de la Carmenada cumplió quince años de existencia con menos caminantes que en otras ediciones

M. FÉLEZ

Menos caminantes que en otras ediciones pero con la misma ilusión que otros años. Así se vivió ayer la tradición de la Carmenada, que cumplía su XV edición y que sirvió para compartir un día de peregrinaje y devoción a la Virgen del Carmen, patrona de la ribera.

Con cinco recorridos distintos, comenzó a las seis y media de la mañana la primera salida prevista para los más atrevidos. Con 22 kilómetros por recorrer, algo más de una veintena de personas se animaron a darse el madrugón para honrar a una Virgen que une en tradición y homenaje a los pueblos de la ribera del Ebro.

Poco antes, a eso de las seis y diez de la mañana, habían salido los que decidieron hacer el recorrido que separa el municipio vecino de Pradejón con el santuario de la Virgen del Carmen. Unos y otros se unieron a la salida prevista en San Adrián (Navarra) y desde allí se comenzó a realizar un camino conjunto en el que se compartió camino y vivencias de años anteriores.

La cuarta salida tenía lugar a las ocho y media de la mañana desde la plaza del Raso con un recorrido de 14 kilómetros por las zonas de campos y huertas calagurritanas.

A eso de las once y veinte todos los grupos, un total de poco más de cincuenta caminantes, y también la Carmenada Infantil ,que tuvo menos presencia de niños que en otras ocasiones, se unieron en el cementerio de San Lázaro, desde donde la imagen de la Virgen los acompañó hasta el santuario. Allí muchos calagurritanos esperaban su llegada para juntos asistir al último tramo del camino.

A la entrada del templo, como es habitual, se pudieron escuchar jotas dedicadas a la patrona de la ribera, que celebrará su día grande el próximo jueves 16 de julio.

Ese día los actos comenzarán a las 6 de la mañana con el rosario de la aurora desde la iglesia de Santiago y después habrá misas cada hora de las siete a las doce de la mañana.

Por la tarde, a las 18.40 tendrá lugar el rezo del santo rosario y a continuación habrá misa riojana, presidida por el obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño, Juan José Omella, y procesión por el entorno del santuario.