Una joven recibe 20 perdigonazos en la cabeza en un coto de Calahorra

Entrada al coto de caza de Calahorra, en el paraje de Libillos, donde se produjeron los hechos. /
Entrada al coto de caza de Calahorra, en el paraje de Libillos, donde se produjeron los hechos.

La Guardia Civil busca al autor del disparo que alcanzó a la chica, quien acompañaba a su novio en una tarde de caza en Libillos

I. ÁLVAREZ

La Guardia Civil de Calahorra busca al autor de un disparo que hirió el pasado sábado, 8 de noviembre, a una joven de la localidad que acompañaba a su novio en una tarde de caza. Los hechos ocurrieron en el coto LO-10031 del paraje de Libillos, gestionado por la sociedad de cazadores de Calahorra Socapesca. Al parecer, según el testimonio de varios aficionados a la caza de la localidad, la chica recibió el impacto de 20 perdigones, alcanzándole la mayoría en la cabeza.

Nadie en ese momento se identificó como el autor del tiro, que debió producirse entre las cinco y media y seis de la tarde. Tampoco la joven herida como su pareja vieron entonces a alguna persona por las inmediaciones que podría haber disparado con un arma de caza.

La chica y su novio se encontraban situados en un puesto fijo del coto en el que se pueden cazar malvices. Tras el incidente acudieron de inmediato al servicio de Urgencias de la Fundación Hospital de Calahorra, donde la joven recibió atención por las heridas. Una vez fue curada fue dada de alta. La pareja se desplazó después al puesto principal de la Guardia Civil de Calahorra para dar cuenta de lo ocurrido.

El incidente en este coto calagurritano ha creado cierto malestar entre los cazadores de la zona y socios de Socapesca. De hecho, el colectivo lamenta este suceso que espera que se resuelva todo lo antes posible.

Así lo manifestaba ayer a este periódico Jesús María Espinosa, uno de los responsables de Socapesca. «Desde la asociación condenamos todo lo que ha pasado», expresaba con contundencia este representante de la sociedad cinegética de Calahorra.

Socapesca colabora para que se esclarezca el incidente

Espinosa confirmaba ayer a este diario que efectivos de la Guardia Civil se han desplazado en los últimos días al paraje donde la joven fue alcanzada por los 20 perdigones para buscar pruebas que lleven a la identificación del autor del disparo. En este sentido manifestaba la total colaboración de la sociedad de cazadores con la Guardia Civil en la aclaración de los hechos. «Nosotros vamos a cooperar con la Policía Judicial en todo lo que haga falta. Nuestro guarda ya ha estado con ellos», comentaba este responsable de Socapesca sobre las investigaciones iniciadas.

El hecho de que nadie se haya identificado como el autor del tiro es una acción intolerable para la sociedad porque «lo que podía haber sido un accidente se ha convertido en un delito ya que no acudió a socorrer a la chica», sostiene Miguel Ángel Espinosa para quien el disparo tuvo que ser efectuado por «un socio nuestro». «Sería muy raro que fuese de alguien que no es de la sociedad ya que se produjo dentro del coto al que sólo pueden acudir los socios», considera este cazador calagurritano.

Una hipótesis que está sin confirmar pero en la que coinciden otros habituales de la caza de Calahorra, que desean que el suceso se esclarezca cuanto antes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos