El Ayuntamiento informa a la Guardia Civil del problemático comportamiento de una familia

Pedro María Frías, alcalde de Ce-nicero. :: F. D./
Pedro María Frías, alcalde de Ce-nicero. :: F. D.

Dos mujeres denunciaron una agresión en las piscinas y algunos vecinos pidieron al alcalde recoger firmaspara echar del pueblo a una pareja con sus tres hijos

F. DOMÍNGUEZ

El alcalde de Cenicero, Pedro María Frías, indicó ayer que en las reuniones periódicas que mantiene con la Guardia Civil del cuartel de la localidad «ya he puesto en su conocimiento el tema de esta familia desestructurada desde hace tiempo, y me dicen que es un tema muy complicado y difícil de abordar».

Se trata «de una pareja y sus tres hijos, de nacionalidad portuguesa», que según reconocía Frías «llegaron a la ciudad hace unos ocho o nueve meses en busca de trabajo, después de haber andado por otras localidades, y aquí los tenemos». «Los niños estuvieron en el colegio al final de curso y únicamente crearon algún problemilla que otro de actitud y de comportamiento», admitió.

Pero, la gota que ha podido colmar el vaso del resto de los vecinos cenicerenses fue que «el otro día en las piscinas, como consecuencia de que los chavales no hacen caso ni a los que están en la puerta de las instalaciones ni a los socorristas, tomándose todo a lo 'Ancha es Castilla', hubo una trifulca y la mujer le pegó a dos madres, con daños menores, y éstas la denunciaron ante la Guardia Civil», explica el alcalde.

«La gente me dice que hay que hacer algo porque algún día va a pasar alguna cosa lamentable, pero yo les digo, que a la gente no se la puede detener porque en un futuro pueda pasar algo. Solo se puede hacer cuando ha ocurrido algo», indica Frías, quien reconoció que «algunos comercios y establecimientos de la ciudad no les dejan acceder porque les han creado problemas».

Reitera que «el Ayuntamiento no tiene ninguna potestad para echar a nadie del pueblo, entre otras cosas porque las cuestiones de orden público y seguridad están en manos de la Guardia Civil», y señala que «algunos me han pedido que recojamos firmas para echarles de la ciudad, y yo ya les he dicho como Ayuntamiento no podemos hacer eso, que si quieren ellos a título particular que las recojan». Esta posibilidad la barajan algunos vecinos, según ha sabido este diario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos